Artículos

5 razones para asistir al Vodafone Paredes de Coura 2018

Hemos superado los festivales de junio con dignidad y buena voluntad, encaramos los de julio sin miedo al sudor y con ganas de más, pero… ¿qué pasa con agosto? Perdidas las opciones para apuntarte a ese viaje a Tailandia que tus amigos organizaron hace 38 meses, y sabiendo que el mono de música en directo solo se quita con más música en directo, te proponemos el plan perfecto para no dejar de alimentar el vicio festivalero sin que tus redes sociales palidezcan ante las escapadas intercontinentales ajenas. Un plan que pasa por asistir el fabuloso Vodafone Paredes de Coura portugués entre el 15 y el 18 de agosto.

La localización: ¿Cansados de festivales urbanos? La playa fluvial del Taboão se presenta como el sitio ideal en el que celebrar un festival en Agosto. Un espacio natural rodeado de árboles, con el río Coura al alcance de los presentes como deliciosa cura contra el sol y las noches largas.

El cartel: Es una obviedad, pero esa mezcla de exquisiteces del rock y la fiesta, tablas medias de festivales masivos y bandas portuguesas a descubrir apetece y mucho. Figuras como Arcade Fire y Slowdive, bálsamos para nuestros oídos como Fleet Foxes y Curtis Harding, y adalides del bailoteo como Jungle, Confidence Man o The Blaze, todos presentes. Y solo de pensar en el pogo que se va a montar en King Gizzard o en lo bien que combinan Mark Lanegan y Dead Combo nos tiemblan las piernas.

La organización: El Paredes de Coura celebró sus 25 ediciones el año pasado, lo cual se puede traducir en que aún tiene mayor veteranía que la madre de todos los festivales de indie españoles, el FIB. Su espíritu apenas ha cambiado desde entonces, y ello nos garantiza un funcionamiento impecable en todo lo que se refiere a organización.

La comodidad: Con la cantidad de festivales que llevaremos a las espaldas, nada como cambiar cemento por césped para que nuestra espalda pueda por fin descansar en paz. Que la temperatura permita dormir por las noches y que la ladera en la que se encuentra el escenario principal permita una visión óptima desde cualquier punto prometen un muy necesitado bienestar.

El viaje: El hecho de que haya que cruzar la península para llegar a Paredes de Coura no debe ser disuasorio, sino todo lo contrario. Solo hace falta juntar un coche y cuatro colegas para que una potencial paliza en carretera se convierta en un planazo con paradas al gusto. ¿Subida por Portugal y descubrir ciudades pendientes? ¿Ruta gastronómica por el Cantábrico? ¿Paradita en la capital del Reino unos días? A cada cual mejor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.