ArtículosDestacados

5 razones por las que King Gizzard & The Lizard Wizard son la banda de rock psicodélico del momento

king gizzard lizard wizard

Por fin se han acabado la comilonas familiares y algunas de las tradiciones que, a la gente como yo, nos importan menos que el sube y baja del IBEX 35. Que si la cena de Nochebuena, la comida de Navidad, los canelones, el cocido para la resaca, San Esteban, recibir del puto amigo invisible el par de calcetines o pañuelo de tela, maratón de jamón, maratón de langostinos y demás para finalizar con las malditas doce uvas y cruzar los dedos para que no te atragantes mientras el cotilleo de la noche es el vestido de la Pedroche ¿? ¡Un sinvivir, ‘nengs’! Quedas peor viajando en el tiempo y habiendo recibido las campanadas en un triclinium rodeado de romanos con carne entre los dientes y emanando gases desde las profundidades de sus categóricos cuerpos.

Hablando de viajar en el tiempo: Australia, por su huso horario, es de los primeros países en recibir el año nuevo. Unos adelantados, como en materia musical, con King Gizzard & The Lizard Wizard, que desde hace unos años vienen haciendo cosas que poca gente se atreve a hacer, a experimentar bien sin sonar forzado y que podría ser comparable a lo que hicieron Radiohead en su día. Porque os pongáis como os pongáis, los de Thom Yorke no hacen nada nuevo e innovador desde hace tiempo. Porque el «A Moon Shaped Pool» es un refrito de refritos y que salga en lo alto de las listas del año pasado es más por pedigrí que por méritos propios del disco. Está claro que supera al truño de «King of Limbs«, pero no era muy difícil tampoco. La época de The Bends, OK Computer y KID A parece haber quedado atrás y no está mal que así sea, no se puede estar siempre en la cresta de la ola y la gente joven viene pisando fuerte. Un buen ejemplo son los de Melbourne, por lo que hemos resumido en 5, aunque podrían ser más, las razones por las que creemos que son la mejor banda de rock psicodélico del momento.

1- Hiperactivos y experimentales:

Los de Stu Mackenzie se formaron oficialmente en 2010 y, en seis años, han sacado la friolera de 2 EP’s y 8 (!!!) LP’s, un promedio más alto que Messi y CR7 en la Champions. Y en dos meses escucharemos por completo su noveno disco de estudio «Flying Microtonal Banana«, el cual será el primero de cinco que tendrán en 2017. Todos y cada uno con instrumentos modificados. Por ejemplo, el primero con una guitarra microtonal. A ver con qué instrumentos experimentan en los próximos cuatro, pero está claro que la hiperactividad de nuestros estimados Thee Oh Sees y Ty Segall la tienen.

2- Están como una cabra:

Se dice que los genios tienen algo de locura. Su más reciente trabajo, Nonagon Infinity, es una mezcla perfecta de psicodelia y garage. Las canciones son diferentes pero cuesta hacer la pausa, al mejor estilo Sting en una sesión de sexo tántrico. Estos cocodrilos te muerden y no te sueltan. Pero así como te hacen un disco frenético como lo era «I’m in your mind Fuzz«, del cual bebe y mucho, son capaces de hacer un disco más calmado como el «Paper Mâché Dream Ballon«, un folk psicodélico pastoral en el cual te meten en el medio una canción descomunal como ‘Trapdoor‘ con flautas repletas de ácido lisérgico. Don’t stop!

3- Un directo demoledor:

Todo grupo que se precie debe tener buen directo, porque la producción de un disco aguanta lo que aguanta: si tienes un buen productor se pueden hacer maravillas con efectos de voz e instrumentos y pulir el sonido al máximo, pero sobre el escenario se debe salir a matar. Los KG&TLW tienen la fama de ser un huracán en vivo, algo que podremos comprobar en el próximo Primavera Sound 2017. Toman lo mejor de géneros tan dispares como el psych y el garage (su base), y lo mezclan con folk, jazz, soul, kraut y heavy metal. Son una fieras en la tarima y solo basta ver los vídeos que hay subidos a YouTube que demuestran la conexión que tienen entre ellos y con el público.

4- No están aburguesados (de momento):

Tras pasar mucho tiempo en lo más underground del underground, ahora que son un poco más conocidos no se vislumbra que vayan a cambiar por ser más famosos. O porque igual aún hay fe en la humanidad y ciertos grupos se sienten bien con el cartel de no mediáticos. A diferencia de sus paisanos Tame Impala, a los que la fama (por desgracia) les ha llegado muy pronto y han dejado de producir discos para ser exclusivamente una máquina de singles. Además, con solo tres discos ya son cabezas de cartel de los mejores festivales. Allá lejos quedó el muy compacto y excelente debut «Innerspeaker«. En la actualidad, con «Currents» como último trabajo -de dos o tres singles buenos y lejos de ser un disco cohesionado- Kevin Parker está haciendo colaboraciones con Lady Gaga, por lo que no creo que retome pronto ese toque DIY que caracterizó al principio al grupo de Perth y del que los Wizard han tomado el testigo. Ojalá me callen la boca con un cuarto disco que rompa con todo pero soy un desconfiado por naturaleza.

5- Prolíficos y alucinógenos:

Arcade Fire son lo más parecido a una orquesta moderna, sus actuaciones en vivo son una muestra clara de ello. King Gizzard podrían verse de la misma forma, hacen el mismo papel pero en pleno viaje de LSD. Su disco «Quarters» es un claro ejemplo. Un disco de cuatro canciones, cuatro cuartos, 10 minutos y 10 segundos de duración de cada una de ellas. Dos baterías, tres guitarras, un bajo y un hombre orquesta que combina desde un teclado hasta una armónica, todo a un volumen demencial de 1,000 mph que te sumerge en un vórtice de sensaciones más molonas que meterse una sobredosis de azúcar en la fábrica de chocolate de Willy Wonka.

Sebas Rosas
el autorSebas Rosas
BELIEVE IN THE ANTI † † † Twitter: @sebastopol17

3 comentarios

  • Decir eso de A moon Shaped pool (escucha otra vez las líneas de bajo, las texturas y la orquestación que es todo un atrevimiento para un grupo como Radiohead) y de The King of Limbs (si quieres experimentación por experimentación y estar en la cresta de la ola ahí lo tienes) es de escuchar poca música.
    Sí, en A moon shaped pool hai temas que ya estaban compuestos pero como en cada cd Radiohead añade nuevos elementos o cambia otros y eso crea coherencia entre los temas. No hai dos cds de Radiohead iguales. Se reinventan como grupo y ante eso no hay ninguna duda.
    No se puede decir que The King of Limbs es un truño cuando las experimentaciones hay que verlas y entenderlas como tal en un proceso creativo de una banda que, con su recorrido, podría tirar por lo fácil y simple pero no lo hace.
    Fácil y simple como en tu caso es destacar The bends como uno de los mejores y vanguardistas álbums de la banda cuando la realidad es que es uno de los más accesibles a la masa y uno de los que menos dosis de genialidad y más singles contiene.

  • innovar????? jajajajajaja plagiar bandas de psicodelia y garage de los 60’s no es innovar amigo, el estilo de esta banda es plano y predecible, en sus piezas no hay ninguna innovación, ni siquiera riffs o ganchos originales, puro plagio. Mira que comparar a estos ladrones con Radiohead.. En cualquier canción de radiohead encuentras mas ganchos melódicos que en toda la carrera de esta banda. Te recomiendo que para que no tomen el pelo te compres discos de the 13th floor elevators, the sonics, kaleidoscope, pretty things, red krayola, the united states of america y sobre todo, la recopilación nuggets: original artyfacts from the first psychedelic era, 1965-1968.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.