ArtículosDestacados

Billie Eilish: El triunfo del pop sombrío

billie eilish

Hay momentos en la historia del rock que ya forman parte del imaginario colectivo. Y aunque no los hayas vivido, si hablamos de Nirvana en 1991, dibujas al instante esa rabia y crudeza que destilaban sus primeros trabajos, la energía de un sonido que se alejaba de la pomposidad y el descontento general de una juventud desubicada. Billie Eilish tiene apenas 17 años, pero es capaz de capturar ese imaginario grunge y traducirlo en su propio lenguaje, o así lo afirma el propio Dave Grohl al considerarla la salvadora del Rock n Roll. Millones de reproducciones en Spotify sin haber lanzado su primer EP, cartel de «entradas agotadas» en Barcelona (x2) y Madrid en pocas horas. Una figura disruptiva en el mundo del pop de esas que llegan una vez cada ciertos años y, como no podía ser de otra manera, genera rechazo y adoración a partes iguales.

Es muy fácil dejarse atrapar por el pop con un giro lúgubre de Eilish. Desde que lanzara en 2015 “Ocean Eyes”, en colaboración con su hermano FINNEAS, la artista no ha parado de tejer un universo personal lleno de contraluces.

Si en un primer momento recuerda a una Lorde algo más oscura, poco a poco fue introduciendo matices electrónicos más experimentales como “copycat” para crear un sonido reconocible. Solo puede ser ella.

Sus paisajes oscuros que se muestra ante nosotros de forma caleidoscópica, atrapándonos en su narrativa. Esta visión artística, tan clara y personal, recuerda inevitablemente a la determinación de Rosalía, con la que, no es casual, colabora en un tema. Sobre ello habló Billie Eilish hace unos días en el programa de Annie Mac, generando aún más expectación sobre su primer álbum “When We Fall Asleep, Where Do We Go?”, que por fin podremos escuchar el 29 de este mes.

La melancolía de Billie Eillish cala. La sinceridad de sus temas y ese punto de nihilismo son una constante, que transforma y maneja con habilidad.  Así, “Bury A friend” promete dar un nuevo vuelco más espectral, sofocante por momentos como una película de terror. Un tema que contrasta con la delicadeza más efímera de “When The Party’s Over”. La variedad de su sonido se construye desde la variedad de sus influencias, que van desde Lana del Rey hasta Avril Lavigne o My Chemical Romance hasta Drake o A$AP Rocky.

En poco más de tres años Billie Eilish se ha convertido en una de las voces de su generación. Al final, la fórmula es más simple de lo que puede parecer: amor, desamor, tristeza con una estética oscura, algo que hemos visto millones de veces pero que Eilish explica desde unos referentes compartidos con sus fans, creando así su vínculo. Y aunque Dave Grohl tuvo que matizar sus palabras cuando muchos le saltaron al cuello por decir que el rock estaba en vías de extinción o matizar que Billie Eilish  y Nirvana eran estilos distintos, tan desencaminado no iba. Al final todo fenómeno musical es tal por una misma cuestión de fondo: la empatía que genera con su público.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.