ArtículosDestacados

¿Cuándo puede el marketing de un grupo empezar a resultar contraproducente?

marketing banda genera rechazo

Antes de nada quiero dejar claro un punto: durante años me he considerado seguidor de Foo Fighters. Me gusta el grupo y suelo sentirme atraído por su música. Otra cosa es que sus últimas propuestas («Sonic Highways» incluido) no hayan resultado de mi agrado. Eso, sin embargo, no será algo que crea que se deba analizar aquí y ahora. No viene al caso. Hoy aprovecho este pequeño espacio para comentar un «fenómeno», entre comillas, que me está resultando harto interesante en estos últimos años, y que tiene relación directa con el conjunto de Grohl. Lo abordado en las próximas líneas es una mera exposición de lo que acontece en entornos 2.0, no una crítica.

Ya son algunos los meses, por no decir años, que tanto yo como muchos de nosotros vemos como cada vez más se tilda a Dave de «cansino«, entre muchos otros adjetivos despectivos, en gran medida por su forma de explotar el marketing de su conjunto. Parece algo obvio que Foo Fighters aparecen una y otra vez en los medios por un sinfín de razones, y en gran parte eso sucede por pequeñas acciones que generan de lo que muchos solemos denominar «marketing buenrollista» (perdonadme la expresión, aunque suene de lo más vulgar no encuentro mejor forma de describirla). Un ejemplo obvio lo encontramos en lo provocado recientemente con motivo de aquel famoso «band announcement» que Foo Fighters publicaron en forma de vídeo. Ya sabéis: habían surgido multitud de rumores que apuntaban a una disolución del quinteto, y ellos aprovecharon el momento para tomarse a guasa el asunto y generar bastante revuelo como con otras acciones similares que han protagonizado a lo largo de los últimos años: la «revuelta» pública contra la Westboro Baptist Church, el «rick roll» posterior, el «ice bucket challenge», lo sucedido en 2014 en un club de Washington, su actuación en una pizzeria, la campaña de «Hot Buns», la gira de garajes

No me malinterpretéis: en ningún momento ataco este tipo de práctica. De hecho yo soy de los que aplaudo este tipo de simpáticas acciones. Lo que me parece realmente curioso es cómo muchos hemos ido viendo como la omnipresencia en este sentido ha ido generando una tendencia en este tipo de noticias. Una que se puede traducir en comentarios de índole similar. Pongamos un ejemplo del asunto «band announcement». En los comentarios del post la gran mayoría eran, textualmente, del estilo «Q paren ya por favor la gente se esta hartando…«, «JA JA JA JA que graciosos madre mía, me troncho! Pesadez de grupo macho…» o «Qué pesaditos por dios…«, por poner algunos ejemplos. Algo idéntico sucedió en los posteos en redes sociales de Spin o incluso en la Rolling Stone estadounidense.  Obviamente alguno de estos usuarios detestará al grupo prácticamente desde sus inicios, algo totalmente lícito (claro está) pero da la sensación que existen algunos antiguos fans que empiezan a perder, o ya han perdido, aquel afecto que los vinculaba al grupo, y en gran medida parece surgir precisamente por existir cierta omnipresencia en los medios. Tanto por las ya citadas campañas como por la aparición de Grohl en un sinfín de documentales (el perfil del caso de Henry Rollins de Black Flag resulta un tanto similar en este punto, aunque el cariz es diferente), o las continuas declaraciones de carácter un tanto jugoso en revistas como Billboard, NME o Rolling Stone.

Foo Fighters ni mucho menos son pioneros en este tipo de prácticas. Al pensar en ello siempre se me viene a la mente la figura del Boss. Si sois seguidores de Springsteen conocerán alguna de las míticas historias que han ido marcando diferentes puntos de su carrera. Desde su actuación a pie de calle con un músico en Copenhague en 1988 (ver vídeo adjunto), o aquel en el que fue a conocer a los padres de un fan en St. Louis hasta la historia con aquel fan danés al que fue a ver y cuyo momento juntos quedó inmortalizado en el documental «Springsteen & I«. Momentos entrañables, contados por decenas, que vinculaban al artista de forma estrecha a su fanbase. En este sentido jamás ha dado la sensación general de que se le criticase por ello. Al revés: su acercamiento ha sido natural, nada forzado, mejorando la imagen que tienen los seguidores del idolatrado artista surgido de New Jersey.

Probablemente sean muchos los que piensen que este reducto (sea pequeño o grande) de antiguos seguidores resentidos de los padres de «One By One» o «Wasting Light» viene generado por la cancelación de su concierto en Barcelona. Cierto es que esto ha repateado a los fans en gran medida, pero esta tendencia ya iba al alza desde bastante antes de octubre del pasado año. Y precisamente es ella la que me obliga a formular algunas preguntas en mi cabeza. ¿Hasta qué límite es positivo explotar este tipo de marketing?¿Cuándo se empieza a pasar de una victoria plena en este sentido a empezar a generar cierto sentimiento de rechazo? ¿Puede una continua exposición mediática de un conjunto provocar sensaciones opuestas en los fans a las planteadas inicialmente?

Dudo que jamás pueda saber la respuesta a todas y cada una de las cuestiones; aún así necesitaba compartir este asunto con todos vosotros. Y sobre todo: nos encantaría leer vuestros comentarios al respecto. ¿Habéis identificado en alguna banda este sentimiento contraproducente del que hablamos?¿Consideráis que se pueden generar estas sensaciones? Somos todo oídos. Porque al fin y al cabo la principal, y probablemente, única mejor parte de este escrito es la que empieza precisamente con las palabras que redactéis pasionalmente desde vuestro teclado.

Pablo Porcar
el autorPablo Porcar
Fundador y editor de Binaural.es. En busca constante de aquel "clic" que te haga engancharte a un artista o grupo nuevo durante semanas y semanas. Mi Twitter personal: @pabloporcar

10 comentarios

  • Esto que pasa con las bandas es lo que viene pasando toda la vida con el famoso de moda: un actor o alguien que cae en gracia al público empieza a aparecer en todos lados, como reclamo de muchas promos, como jurado, como invitado en el programa de turno… Pongo como ejemplo a Dani Rovira o a Vaquerizo, personas (o personajes) que hicieron gracia a todo el mundo pero acabaron generando ese cansancio, no porque dejaran de ser cómo siempre han sido, sino por esa sobreexposición, esa omnipresencia. Con los músicos viene a ser lo mismo. Supongo que será por eso de «lo bueno, si breve…» y que siempre mola que uno se haga de rogar en lugar de no dejar de obsequiarnos con su imagen hasta el punto en el que le ves más que a tu reflejo. Tal vez dé cierta sensación de desesperación por agradar a todo el mundo (?). Desde luego es difícil encontrar una explicación real a esto si eres fan de la banda (si no te gusta, es fácil). Muy buen post, realmente interesante.

  • todos los q dicen que son «cansinos» son los abonados a la queja continua, que les hace parecer «gente guai». No tiene ningún sentido. Si no te interesa no tienes por que mirarlo ni leerlo ni escucharlo. basicamente me parecen gente con demasiado tiempo libre para perder.

  • Yo creo que no es el hecho de que sean cansinos en sí, si no como lo
    hacen. Lo único que puedo sacar como conclusión personal es que se les
    ha subido un poquito a la cabeza. Un poquito.

    Por otro lado, ya
    lo mencionó Grohl varias veces, que no se consideran «buenos músicos».
    Supongo que se refieren al contraste que puede haber, por ejemplo (un
    poco extremo), entre FF y… no se, Tom Waits. Este último es más
    íntimo, auténtico, de autor. Sin embargo veo que la carrera de FF está
    enfocada más a lo comercial y al movimiento de masas. Pero también
    tienen su «autenticidad», tocan rock y en muchas ocasiones han hecho
    piezas musicales… impresionantes. El mejor ejemplo para mi es Wasting
    Light, donde observo una obra muy coherente y lleno de sentimiento y
    pasión por la música.

    Dicho lo dicho, el fanbase de FF, desde mi
    punto de vista, se divide en dos grupos principales: por un lado, la
    marea de zombies que escucha el top 40 y por otro, los que… sienten
    más curiosad por el mundo de la música…? Bueno, bah, no quiero ofender
    a nadie… Solo decir que me da que uno de estos dos grupos se va
    reduciendo a consecuencia de los últimos actos un tanto «cansinos» de
    los californianos.

    My opinion.

  • Pena de suspicacias provocadas generalmente porque un grupo de rock que hace lo que realmente desea y lo hace mu bien ha alcanzado el «mainstream». ¿Esnobismo? (Joé! No se siquiera si existe así esa palabra en castellano)???? (Perdonad, no recordaba que lo satírico y gracioso en demasía está reñido con lo auténtico).
    De otro lado, no conozco ese tipo de marketing del que habla en artículo, y mira que he puesto en práctica tanto el físico como el digital durante ya un bueno puñado de años. Además, ya le gustaría al dept de marketing de su discográfica planificar una detrás de otra todas esas creativas, desenfadadas e inteligentes campañas si no fuese por el buen ingenio de Dave.

  • Deberíais leer vuestros propios artículos antes de publicarlos, está tan mal escrito que dan ganas de llorar

    • Ni caso a este último mandril. Que tengáis trolls haters es lo mejor que os podía pasar. Buena señal. ¡El artículo está muy bien! Seguid así

      • Hombre, digamos que no está muy mal, ni tampoco muy bien… normal.

        Criticar la calidad no conlleva ser un troll. Yo mismo, que soy un seguidor de la web, hace tiempo que me muestro crítico, precisamente porque me interesa que se pongan las pilas.

        En cuanto a la finalidad del artículo, que era generar debate, lo está consiguiendo y me parece muy bien. La poca participación es una de las cosas a mejorar.

        • Solo hace falta que leas el resto de «aportaciones» de este tal Alberto Fuentes para ver que es un troll de los buenos. Incluso ha atizado a otras webs, y falta el respeto. Por eso lo digo.

          Sigo Binaural desde hace meses y descubro una cantidad de nuevos grupos tremenda desde hace tiempo. Eso lo valoro una barbaridad. Y las críticas, y artículos como este. Creo que es bueno valorar las cosas cuando se hacen bien, solo eso.

          • Estamos de acuerdo 🙂
            Con lo del troll me pillas, no lo tengo visto en otros sitios.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.