Artículos

¿Deberían Foster The People enterrar “Pumped Up Kicks”?

foster the people pumped up kicks

A raíz de una entrevista publicada en Billboard como parte del reportaje sobre el fin de la década, el vocalista de Foster the People, Mark Foster, hablaba sobre la posibilidad de dejar de tocar definitivamente en directo uno de los temas más relevantes de la banda, y el que les valiera para conseguir su primer contrato con Columbia: ‘Pumped Up Kicks’, aprovechando que se acerca el décimo aniversario de su lanzamiento.

El motivo, lejos de egos mal entendidos y las repetitivas solicitudes del público, pasa por poner punto y final a la polémica que les persigue desde su publicación, allá por septiembre de 2010, y que les acusa de promover y aplaudir masacres escolares como la de Columbine en el año 1999: “No puedo hacer que otras personas no la toquen en directo, pero fue el público el que hizo que la canción se convirtiera en lo que es. Y si la canción se ha convertido en un símbolo de otra cosa, yo no puedo controlarlo. Lo que sí puedo hacer es controlar cómo me involucro en ello”.

La idea de eliminar la canción del setlist de sus conciertos por no ser “adecuada” no es nueva. En 2017, pocas horas después del tiroteo en el festival de country Route 91 Harvest de Las Vegas, la banda hizo un cambio de última hora para su actuación esa noche y decidió sustituirla por ‘Love’, de John Lennon, para no herir sensibilidades.

You’d better run, better run, faster than my bullet” (“Más vale que corras, más vale que corras más rápido que mi bala”). Así reza parte del estribillo del tema que, con una base rítmica pop, bailable y alegre, se escribe desde el punto de vista del tirador adolescente. El objetivo, según Foster, era condenar la violencia armada y poner sobre la mesa el problema de las masacres en institutos estadounidenses, pero la durísima forma en la que se relata la historia y la desconcertante base sobre la que se construye ha cuestionado la reivindicación desde el principio.

Salvador Dalí decía, sobre el arte, que “El que quiere interesar a los demás tiene que provocarlo”. Según la RAE, en su segunda acepción, “provocar” significa “buscar una reacción de enojo en alguien irritándolo o estimulándolo con palabras y obras”. ¿No es acaso eso lo que consigue el desconcierto que acompaña a ‘Pumped Up Kicks’? El arte es una parcela libre de seguir las directrices de lo políticamente correcto siempre y cuando la pieza creada tenga un sentido y sea coherente también con la responsabilidad propia del artista. Y este, en el marco teórico al menos, parece ser el caso. ¿Hablamos entonces de una victoria para la autocensura derivada de la corrección política 2.0?

Foster the People no han sido los únicos en hacer una polémica composición sobre la matanza, abordándola desde el punto de vista de los asesinos y sacando a colación el sentimiento de inferioridad y soledad que debieron sentir para perpetrar semejante barbarie, pero sí los primeros en hablar públicamente de la posibilidad de retirarla: Marilyn Manson, acusado de haber servido de inspiración para Eric Harris y Dylan Klebold (los asesinos de Columbine), publicó en el 2000 el tema ‘The Nobodies’; Michale Graves, ex vocalista de The Misfits, hizo lo propio con ‘Nobody Thinks About Me’; y Kitty Donohoe publicó»Kid With a Gun’, por considerar que “conocer el otro lado de la historia podría llevar a comprender qué lleva a una persona a hacer algo así”.

Otras bandas como Flyleaf o Nightwish prefirieron, con ‘Cassie’ y ‘The Kinslayer’, respectivamente, tratar el tema desde un punto de vista neutral, haciendo un homenaje a las víctimas más ortodoxo.

 ¿Son igualmente válidas ambas perspectivas? Se (re)abre el debate.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.