La guitarra. ¿Técnica o feeling?

guitars¿Y vosotros, qué pensáis?

La guitarra. Ese elemento fundamental en la música que nos encandila. ¿Técnica o feeling? Amplio es el debate sobre el asunto y más todavía el abanico de opiniones al respecto.

La técnica, por supuesto, es fundamental y tiene un notable impacto en el resultado final de la ejecución, sin embargo, el exceso de técnica conlleva en ocasiones una falta de alma al interpretar que desemboca en grabaciones tediosas, sólo aptas para enamorados de la habilidad y la velocidad digital. Personalmente, la música de los grandes maestros de la guitarra del momento, como Steve Vai o Joe Satriani me abruma por lo complejo de su interpretación pero me aburre, por lo general, soberanamente. No le encuentro el qué a recorrer el mástil en media décima de segundo, por muy difícil que sea hacerlo.

Por otro lado, están esos guitarristas obviamente limitados en lo técnico que transmiten en sus solos una intensidad incomparable. Músicos habitualmente denostados como guitarristas o incluso no considerados como tales, como Bruce Springsteen -que no usa el meñique de la mano izquierda-, Keith Richards, Mick Jones o el que para mí es uno de los guitarras más infravalorados del rock nacional, Carlos Goñi -sí, he escrito Carlos Goñi-, por anotar únicamente la punta del iceberg, logran emocionarme mucho más que los anteriormente citados. B.B King, por ejemplo, es capaz de no usar más de tres notas en doce compases y llevarte a lo más alto del espíritu del blues.

Para gustos los colores, supongo. Pero lo que vengo a decir es que la técnica sola no sirve para casi nada si se está falto de ese ángel, de ese don de la musicalidad. La música se puede calcular matemáticamente en cuanto a compases y tonalidades, pero al final pasa por el filtro de nuestras preferencias y eso no hay matemático capaz de plasmarlo en un teorema.

Por mi parte, los guitarristas que más me gustan son aquellos que tienen una grandísima técnica y, sobretodo, el don de poner las notas en el momento correcto, aunque no sean tan rápidos como Satriani. Y en eso hay dos tipos que son infalibles, dos tipos que seguramente no hayan fallado una nota jamás: Mark Knopfler (Dire Straits) y Nils Lofgren (The E-Street Band).

En definitiva, una reflexión como otra cualquiera que me apetecía compartir con vosotros. ¿Opiniones?

0 Shares:
10 comments
  1. Qué bién leer un artículo así. Hace tiempo que lo veo así. Para mi es tan o más difícil componer que pulirse una escala en décimas de segundo. Es verdad que hace falta técnica también, pero la expresión es lo que conecta directamente con nosotros, con nuestras emociones. Como dice Rick Rubin, una buena canción es aquella que puede tocarse con una guitarra y voz sin perder su esencia, consiguiendo aún que se nos ponga la piel de gallina. Una prueba de que la simplicidad puede ser muy compleja.
    Cuatro notas bien tocadas, en el lugar adecuado, dicen más que un solo sin pausas. Eso desde mi punto de vista, claro.
    Para mi, John Frusciante es uno de los grandes, puede ser muy rápido (como en el solo de Suck My Kiss), pero esos solos tan simples, a mano lenta (Californication, mi solo de guitarra preferido) o esas combinaciones de acordes con pequeñas variaciones sólo moviendo un solo dedo hacen que su trabajo sea de un virtuosimo brutal. Y no solo con los RHCP, sino también en solitario.

  2. Yo sufro cierto conflicto bipolar ya que por un lado adoro el feeling de artistas como John Mayer y por otro me encanta la visceralidad de Tom Morello o Mike McCready. Un poco de todo 🙂

  3. Gracias por el feedback amigos. Nandu, es un placer leer tus comentarios después de “currarse” artículos reflexivos como éste o el de la semana pasada, de verdad. En cuanto a los nombres que comentáis, yo también opino que Gilmour tiene más técnica que feeling, aunque no puede negarse que es un gran guitarrista. Por otra parte, tanto Morello, como Mayer como Frusciante me parecen enormes guitarristas. De ellos me quedo con Mayer precisamente por eso del feeling.

  4. De nada Raül, el placer es mío! No hace demasiado que descubrí vuestra web y la consulto contínuamente. Y me encantan esos artículos de reflexión sobre la música y no puedo evitar comentarlos… Jeje!
    Por otra parte, conseguís que disfruta de la música, descubra nuevos grupos y este al día sobre lo que se cuece. Así que, como he dicho, el placer es mío! 😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te podría interesar