ArtículosClásicos

‘Hallelujah’: estremecimiento melódico en las entrañas del Sin-é

A principios de los 90 hubo una amplia variedad de locales neoyorquinos que sirvieron como lanzadera para músicos de renombre. Uno de ellos era el Sin-é, un clásico bar musical del East Village en el que se consiguió llegar a disfrutar del talento de Sinead O’Connor, Shane McGowan (The Pogues), PJ Harvey o nuestro protagonista del día de hoy: el californiano Jeff Buckley.

El hijo de aquel mito folk llamado Tim Buckley se dejó caer por el 122 de St Mark’s Place dos tardes diferentes del verano de 1993. Aún no había grabado su álbum debut – “Grace”, 1994 – por lo que ambas veladas, realizadas concretamente el 19 de julio y el 17 de agosto de ese año, sirvieron como un apetitoso aperitivo de aquel discazo que iba a llegar a cautivar al mundo entero.

El material que se registró dentro de las cuatro paredes de ese local del East Village neoyorkino llegó a alcanzar tal nivel de excelencia que el sello Columbia no dudó en lanzarlo como EP (y años después como doble disco en directo) en diciembre de 1993. Con un setlist compuesto por un total de unos 45 temas, Buckley interpretó tanto sus clásicos más perennes como algunas deliciosas covers de cortes de contrastada calidad de artistas del nombre de Nina Simone, Van Morrison, Led Zeppelin o Nusrat Fateh Ali Khan. Es realmente difícil remarcar algunas de las interpretaciones realizadas en ambas tardes del cálido verano neoyorkino pero, aún y así, nos podemos aventurar a decir que el directo de ‘Hallelujah’ es de los mejores que hemos disfrutado hasta la fecha.

Debo reconocer que me es imposible describir con certeza las sensaciones que me genera la escucha de este tema. En ‘Hallelujah’ hay tanta rabia, tanta pasión y tantos destellos de una fabulosa dualidad entre entereza e inseguridad que uno se ve incapaz de adjetivar como se merece a una de las mejores producciones que se han realizado jamás. El directo de un tema bueno te lleva simplemente a disfrutarlo. Con esta versión sucede algo inédito: sientes estar allá, justo a un metro de Jeff. Incluso consigues inhalar el olor de las blancas paredes recien pintadas del Sin-é, o percibir la superlativa admiración que profesan los escasos afortunados que, silenciosos, presencian la histórica velada.

Desde Binaural.es no puedo más que recomendaros encarecidamente que escuchéis el ‘Hallelujah’ de Sin-é como buenamente se merece. Cerrad las ventanas. Apagad las luces. Subid el volumen de vuestra mini cadena. Y volad, dejaros llevar. Este es el mundo de Jeff, y él, desde el cielo, os recuerda que reinó la magia de la música durante dos cálidos días del verano de 1993. Y gracias a “Live At Sin-é” permanecerán en nuestro recuerdo. Para el resto de nuestro días.

Enlace Spotify Jeff Buckley – Live At Sin-é (Legacy Edition)

Pablo Porcar
el autorPablo Porcar
Fundador y editor de Binaural.es. En busca constante de aquel "clic" que te haga engancharte a un artista o grupo nuevo durante semanas y semanas. Mi Twitter personal: @pabloporcar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.