Artículos

La maldición del segundo disco

No soy amiga de generalizar, así que este título ha sido más bien para captar la atención de algunos con esos recursos facilones y sensacionalistas. No sé si existe una maldición del segundo disco en esas bandas que, con su debut, consiguen encaramarse a lo más alto de las listas de ventas y ganarse el estar en boca de todos; tanto medios como público. Hoy me he levantado pensando en Fleet Foxes y en su nuevo largo, “Helplessness Blues”. Cuando estos barbudos publicaron su debut, “Sun Giant”, en 2008, alcanzaron la fama que se le había resistido a muchos otros grupos más veteranos de la misma índole como Phosphorescent, como si nada. Un álbum que consiguió acercar el folk a un público más heterogéneo y cuyos cortes como la galopante “Your Protector”, “Mykonos” o “White Winter Hymnal” se convirtieron en pequeños himnos imantados en el imaginario común. Folk minimalista a momentos con único protagonista a las armonías vocales, más recargado en otros, con multitud de arreglos que se encaminaban a una vertiente más preciosista y barroca.

Criados en los parajes grises y los humeantes bosques del estado de Washington –que tantas otras alegrías musicales nos ha regalado-, seguramente no se esperaban el apabullante éxito de su primer largo. ¿Y quién lo esperaría? Por eso me pregunto, sin poder aportar ningún dato real más allá de mis cábalas mentales, cuál debe ser la presión a la que se ven sometidos estos músicos una vez han dispuesto un primer disco y se enfrentan a una nueva grabación. ¿Cómo entras en un estudio sabiendo que tu nivel de debutante se equipara a las de la liga mayor? ¿Existe realmente esta presión? Solo podríamos saberlo si habláramos con ellos; lo cual prometemos intentar. ¿Y cuál es el resultado? “Helplessness Blues” no es un disco de esos “fáciles”, de los que entran suavemente aún si proponértelo. No. Este disco exige varias escuchas para apreciar el nuevo rumbo de Fleet Foxes, ya apuntado tímidamente en su debut.

Canciones con más arreglos, buscando la perfección de un sonido limpio y casi angelical, pero sacrificando ese folk más sencillo, más alejado de la senda pastoral. Siguen habiendo las armonías vocales que citábamos con anterioridad; las misma que dibujan en tu mente troncos de secuoyas milenarias, cielos azules y el vaho de la respiración a menos diez grados. Todo sigue estando ahí, que nadie crea que lo nuevo de los de Seattle se aleja en demasía de sus inicios. Destacan cortes como “Helplessness Blues”, aunque tenga una letra tan ñona como “Fui criado creyendo que soy de alguna manera único, como esos copos de nieve, entre otros copos, que son únicos…” Etc, etc. Pero nadie puede resistirse a esas guitarras y el crescendo emocional y musical que llega después. La rítmica “Bedouin Dress” o “Grown Ocean”, seguro que entrarán más fácilmente que el resto del disco. Resumiendo, este disco seguramente no calará tanto como “Sun Giant”, pero sabemos que será apreciado por los fans del grupo y mantiene a la banda en la misma liga en la que quisieron debutar.

Si existe la maldición del segundo disco, o no, no lo sé. Aunque seguramente este no sea el ejemplo más claro; ya que no es una calamidad. Habría que repasar antes los segundos discos de grupos como Bloc Party o Arctic Monkeys, que pese a que segundas partes tienen algún corte destacable, no se acercan ni por asomo, a la calidad de sus debuts. O el caso de the Klaxons, quienes grabaron y regrabaron su disco entero un par de veces…Si hay algún músico entre los lectores, se agradecen comentarios sobre qué se siente al preparar un segundo disco…Yo empiezo a sentir la presión de preparar un segundo artículo ya.

6 comentarios

  • El segundo disco de Nothink, más que una maldición fue una bendición. Bipolar Age es un discazo, pero el que les lanzó a la fama fue Spotlights después de todo. Y no por tontería, cada canción es una obra de arte y creo que animó a mucha gente a no estar tan en contra del rock nacional. Si grupos como este y sus discos fueran más conocidos, habría más apoyo para los grupos de música de este tipo. Un besazo!

  • Los músicos tienen una eternidad para confeccionar su disco debut, pero el «sophomore album» vive una realidad totalmente diferente. Mirar el caso de Vetusta Morla: la presión que tienen encima es de auténtica locura (de hecho los de Rolling Stone escribieron un artículo en el que se enumeraba los puntos por los que creía que Vetusta eran el futuro del rock en España). Si no consigues estar a la altura es muy fácil que te vayas a pique. Un caso ejemplar: mis adorados Finch. «What It Is To Burn» fue demasiado para ellos

  • Tambien hay grupos que solo mejoran, caso de Blink 182 (los primeros discos sonaban a maquetas), berri txarrak, Jack Johnson (toma esa!) etc. Y luego estan los que «evolucionan» o cambian de registro. Vamos, que solo guardan el nombre.

    Con la tonteria, escuchare a estos Fleet Foxes…

  • «Toda una vida para lanzar tu primer disco y tan sólo unos meses para el segundo». Eso se ha repetido hasta la saciedad y puede que hasta hace algunos años tuviera su razón. Pero ya no. Y digo esto porque ahora vivimos en la cultura de la inmediatez. Crear un discazo en el que casen todas las canciones de primeras, es un prodigio. Pero ello implica [mucho] trabajo. Y sólo unos pocos lo saben hacer y están dispuestos a. ¿Entonces por qué derroteros tiran ahora las bandas? Por hacer singles pegadizos y canciones de «relleno» a sabiendo que lo son.

    Más que conseguir el éxito del segundo disco, lo que ahora prima es aguantar el tirón y alargarlo hasta que sea posible.

  • Es curioso que cuando comenté el tema del artículo con varios amigos, surgieron nombres como el de Arctic Monkeys de buenas a primeras. Aunque a priori estoy bastante de acuerdo con la última frase de Ouimaisnom, seguro que más de un grupo y de dos siguen buscando ese mismo nivel del debut en el segundo disco. Más de uno se habrá desquiciado pensando cómo podrían sonar igual de frescos, novedosos, etc…Y eso sin tener en cuenta la eterna discusión de si en el segundo disco hay que ir a renovarse o continuar en la línea inicialmente trazada. Hagas lo que hagas, habrá detractores!

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.