Artículos

Marvin Gaye – ‘What’s Going On’. 45 años de uno de los mejores singles de la historia

Esta semana se han cumplido 45 años desde que Marvin Gaye publicó el single ‘What’s Going On’. Una canción paradigmática del soul y de la historia de la música, y que fue semilla del disco que vería la luz unos meses más tarde y que llevaba el mismo nombre. A los neófitos seguro que les suena. En su portada aparece la cara del maestro Gaye mirando al infinito, empapado por la lluvia y con una gabardina de cuello puntiagudo. Seguramente la habrán visto porque es un clásico en todas las listas que se publican de tanto en tanto sobre los mejores discos de la historia.

Personalmente, mencionar los mejores discos de la historia me parece una empresa bastante complicada y discutible, porque lo de mejor y peor va por barrios. Pero si en una cosa podemos ponernos de acuerdo es el nivel de influencia de los discos. Muchos de ellos marcaron un punto de inflexión. Por renovar un género, por inventar uno o, simplemente, por influir a millones de personas, y lo que es más importante, a centenares de bandas posteriores a ellos. Y en este lugar podemos incluir el ‘What’s Going On’ de Marvin Gaye, sin ninguna duda. Lo es porque el de Washington sacó al soul del alto contenido en azúcar que había sufrido, especialmente en lo referente a los éxitos conocidos por el gran público, en muchas de sus producciones.

Gaye venía de unos meses de silencio y reclusión por la muerte de Tammi Terrell a causa de un tumor cerebral. Con ella grabó icónicos hits del soul, además de conjugar una historia sentimental. Por ello, tomó un pequeño paréntesis, el cual aprovechó para mantener largas conversaciones con su hermano Frankie, que acababa de volver después de pasar tres años combatiendo en Vietnam. Dichas conversaciones despertaron en el cantante su vertiente más social. Veía el sinsentido de un país combatiendo una guerra que nadie entendía a miles de kilómetros, mientras dentro de él había problemas de auténtica emergencia social. Había decidido aprovechar la esencia hippie que se respiraba por aquel entonces, con la rugosidad y firmeza de la música soul.

Así presentó una idea reveladora a Berry Gordy, capo de Motown. Grabar un disco entero que hablara de política y cuestiones sociales. El creador de la discográfica con sede en Detroit le contestó que por encima de su cadáver. Pero Gaye ya tenía la idea en su cabeza y decidió registrar su álbum igualmente. Y demos gracias a quién sea de que así fuera, porque Marvin Gaye nos regaló un disco absolutamente brillante. Con arreglos más complejos de lo habitual en la música soul y para los que se rodeó de músicos de jazz para poder grabarlo, con canciones donde reflexiona sobre la fe, sobre Dios y sobre la justicia. Con diálogos con si mismo, en un artilugio multi-vocal que pone la piel de gallina y con la peculiaridad de que todas las canciones, menos la primera, están enlazadas sin descanso. En definitiva, cuestiones más técnicas que servidor desconoce y no va a alardear sin saber ni pizca de lo que habla. Pero el amor que se respira en este álbum es sincero y alejado de la cursilería. Siendo hippie sin pensar que uno puede vivir de comer flores. Valiente y estomacal. Muy muy negro. Pura alma. Reverencias por uno de aquellos discos que nos provoca dar las gracias por existir. “You see, war is not the answer . For only love can conquer hate. You know we’ve got to find a way. To bring some lovin’ here today.”

Oscar Villalibre
Redactor en Binaural desde hace más de 3 años. El pop y el soul son el motor. Las guitarras afiladas, las trompetas y los violines el mejor impulso. Twitter: @oscarvillalibre

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.