Monográfico

La irreversible madurez folk de Haley Bonar

Recientemente descubrimos a una tímida cantautora que nos ha llenado de vida estas frías tardes otoñales. Esta chica en cuestión se hace llamar Haley Bonar, es de Rapid City (Dakota del Sur) y se caracteriza por hilvanar un exquisito folk que recuerda desde la distancia al de Low o al de figuras más próximas como Liz Phair o Sera Cahoone. Gran amiga de otra ilustre figura de la escena acústica (Andrew Bird), Haley es de aquellas artistas que con sólo 29 añitos ya cuenta con una pila de discos a sus espaldas. Nada más y nada menos que cinco han sido los LPS que ha editado hasta el momento, entre los que se incluye un «Golder» que se publicó en 2011 y que muestra la cara más brillante de la risueña cantante de los cabellos dorados.

Diversos han sido los medios que se han hecho eco de sus andanzas musicales a lo largo de estos últimos años. Pulse, Star Tribune, Metro… La lista es realmente extensa. Y su fanbase ha ido creciendo de forma lenta pero paulatina, esperando a que Bonar acabase de confeccionar aquel hit definitivo que la acabase de encumbrar. Aún Bonar se encuentra a un pasito de conseguirlo, pero no hay que dudar del material publicado hasta la fecha. Y más con temazos como ‘Candy Machine Gun‘ en el que resuenan los estribillos más poderosos que ha confeccionado la actual ciudadana de Portland (Oregon).

La aparente inocencia que caracteriza la imagen física de Haley es puro engaño. Casi rozando la treintena, y con una hija en su regazo, la estadounidense ha alcanzado en los últimos años un grado de madurez que se ve reflejado en versos como el que reza en ‘Bad Reputation’ al exclamar aquello de «I wish I could date my former self/She’d be a fun girlfriend». Tal y como ella misma explica en una entrevista a Gimme Noise «esa linea va sobre crecer, y echar de menos esa propia inocencia que te caracterizaba años atrás. Ahora ya soy una persona responsable, y debo admitir que me sentía algo frustrada en el momento que compuse esta canción. No podía salir y hacer todo aquello que hacía antes y que era bien divertido. Era un sentimiento realmente falso«.

Revisando su últimas obras es imposible no atisbar grandes esperanzas en el futuro musical más inminente de la artista. Haley Bonar, recordad su nombre. Dudo que pase mucho tiempo hasta el día que lance un hit de aquellos que acaben sonando en spots, películas y todo tipo de soap operas televisivas.

Su último LP – «Golder» lo podéis escuchar en su integridad a través de Spotify. Dadle caña aquí mismo:

Pablo Porcar
el autorPablo Porcar
Fundador y editor de Binaural.es. En busca constante de aquel "clic" que te haga engancharte a un artista o grupo nuevo durante semanas y semanas. Mi Twitter personal: @pabloporcar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.