MonográficoPromesas

Jake Bugg: alma de Donovan (¿o de Dylan?), carne de FIB

Eres un jugador de fútbol, un jugón en toda regla. Llegas a primera división. Juegas la Champions. La ganas, y marcando un gol. Pero ahí está Leo Messi. El indiscutible, el legendario. Y sabes que de una u otra manera el argentino siempre se llevará el Balón de Oro, mientras tú te consuelas en tu casa maldiciendo el día que te tocó coincidir con D10S en un mismo punto cronológico. Esta pequeña historia, que muchos pensarán que se asemeja a la de Cristiano Ronaldo (¡nosotros también!), sirve para explicar un tanto lo que pasó en los sesenta con Donovan, un cantautor escocés que siempre permaneció a la sombra del único, el inimitable, Bob Dylan.

Compuso más de uno o dos discazos. «Barabajagal», por poner un caso, brillaba con luz propia gracias a un inusual mestizaje entre jazz, pop y rock de lo más colorista. Si nos ponemos a analizar su caso veremos que han existido casos muchos similares en el mundo de la música. Bueno, no muchos, ¡muchísimos!. El último que he descubierto, y que acaba de empezar a debatirse entre la fina línea que separa las posiciones de los padres de ‘Like A Rolling Stone’ y ‘Catch The Wind’, es el de Jake Bugg, un chaval de 18 años de Nottingham que está llamando la atención del sector musical del Reino Unido gracias al lanzamiento de un álbum debut homónimo que se puso a la venta el pasado 15 de octubre vía Mercury Records.

NME, revista que le cascó un contundente 9 sobre 10 a su LP, desveló recientemente una pequeña pero curiosa anécdota relacionada con los inicios de este barbilampiño chavalín. Jake actuó por primera vez en su instituto de Nottingham. Tras finiquitar la actuación sus amigos se acercaron a él, venerándolo y proponiéndole que auditase para «Britain’s Got Talent», uno de los programas más exitosos de la televisión británica. Bugg, que por entonces aún debía tomar un vaso de leche antes de irse a dormir, declinó esa idea por no ser «algo realmente auténtico«.

Y es que escuchas su disco y observas influencias evidentes de Dylan. Y de Donovan, The Strokes e incluso de la faceta en solitario de Alex Turner (Arctic Monkeys). Pero en todo momento tienes esa sensación que este joven chaval, que tanto adora su guitarra acústica, tiene ese «algo» que le hace ser él. y no una mera copia barata más. Ese «algo» que se encuentra entre miedo de las hechizadoras vocales de ‘Broken’. Del divertido y frenético ritmo de ‘Lightning Bolt’. O del tono guasón y jovialmente gamberillo de ‘Two Fingers’, digno de las mejores composiciones de su compatriota Miles Kane.

Con «Jake Bugg» ha alcanzado en apenas unos días el número uno en las listas de ventas de su país. Sus sencillos ya tienen millones de reproducciones en YouTube. Actuó en el iTunes Festival del pasado septiembre, y decenas de promotores ya empiezan a pelearse por él de cara a las actuaciones que el pequeño Jake dará por toda Europa en 2013 (queda claro que su perfil es 100% FIB, ¿verdad?). Así es la vida actual de un pequeño chico que no salió ni de «X Factor» ni de «Britain’s Got Talent», pero que ahí está, surfeando en la cresta de la ola. No es otro Matt Cardle al uso. Es simplemente «Jake», un inocente mozo que surgió de Nottingham y que está llamado a ser alguien en la industria musical. Sólo el tiempo dirá si es un Turner, o un Joel Pott más. Un Messi, o un Ronaldo. Un Donovan,… o un Dylan. Seguiremos con atención la lucha sin cuartel que mantendrá con otro grande del momento: Ed Sheeran. El cuadrilatero empieza a arder, y la campana está a punto de sonar.

Podéis escuchar el álbum al completo a continuación:

jake bugg

Pablo Porcar
el autorPablo Porcar
Fundador y editor de Binaural.es. En busca constante de aquel "clic" que te haga engancharte a un artista o grupo nuevo durante semanas y semanas. Mi Twitter personal: @pabloporcar

4 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.