ArtículosDestacados

Nov 16 fue la semilla de la que germinó Band Of Horses

Ni un mes es el tiempo que queda para que la ópera prima de Band Of Horses – «Everything All The Time» cumpla su décimo aniversario. Un álbum perenne, atemporal y robusto como un roble que nueve años después de su edición aún suena tan potente como el primer día. Si nos paramos a investigar las raíces de ese LP veremos que gran parte del mismo surgió a partir de las semillas sembradas por Carissa’s Weird, formación integrada tanto por el líder de BOH (Ben Bridwell) como por Mat Brooke o Sera Cahoone.

El conjunto se formó en 1995 y en ocho años de trayectoria llegó a editar cuatro álbumes diferentes. Su sonido era descrito como «chamber rock» o «rock de cámara», por aquel sonido introspectivo y denso, con voces solapándose unas encima de las otras. Su última obra con Carissa’s Weird, «Scrap Book», fue publicada en 2003, el mismo año que el grupo se separó. Bridwell aprovechó esta desbandada general para desmarcarse a nivel creativo. Hasta entonces el guitarrista siempre había tenido un rol secundario dentro de CW, y en ese punto de su carrera musical necesitaba asumir nuevos retos. Él ni lo sabía pero ese fue el momento más determinante de su carrera musical. Ni la incertidumbre iba a impedir que Ben alcanzase un éxito anhelado por el resto de los compañeros con los que había trabajado.

«Cuando Carissa’s Weird nos separamos tuve que meterme a practicar ya que jamás había compuesto temas» – comentaba en una entrevista concedida a Soma Magazine en 2006. «Tenía que hacer algo. Empecé a coger todo lo que tenía a mi alrededor, y que no solía utilizar en el espacio, para así poder ensayar. Les saqué el polvo para grabar lo que pudiese. Empecé a indagar, tratando de conseguir sacar melodías de donde se pudiese«. El material concebido en dichas sesiones fue puesto en común con su amigo y compañero Mat Brooke. Tan buena era la sinergia generada en Carissa’s Weird que Brooke y Bridwell decidieron continuar trabajando juntos. De dicha unión surgió Nov 16, un pequeño proyecto que sirvió como eje experimental con el que ambos empezaron a abordar nuevas formas de trabajar su característico sonido.

Rebuscando por la red he dado con una de las demos originales que Brooke y Bridwell grabaron en ese preciso momento. Esta es ‘I’d Like To Think’, pieza que sirvió de base para aquella fabulosa ‘I Go To The Barn Because I Like The… que apareció al final del tracklist en «Everything All The Time». El ritmo era más aletargado, con una instrumentalización más primitiva y mucho menos refinada que la ofrecida en la versión final. Sorprende especialmente la atmósfera densa que la describe, quizás más cercana a «Ugly To Be Honest» que a cualquier referencia de BOH.

 

Aparte de esa obra también engendraron otras piezas dignas de mención, como una ‘St. Augustine’ que aún son muchos que la recuerdan con cariño. Una vez cimentados los pilares de este proyecto Bridwell decidió integrar dos piezas más en su puzzle, representadas por Chris Early y  Tim Meinig. Cuatro patas que sirvieron para sujetar una nueva mesa de barniz completamente diferente al anterior. Ahora ya no eran Nov 16, no. Eran Band Of Horses. Y así es como empezó la bella historia de una de las mejores formaciones de indie rock de esta última década.

Pablo Porcar
el autorPablo Porcar
Fundador y editor de Binaural.es. En busca constante de aquel "clic" que te haga engancharte a un artista o grupo nuevo durante semanas y semanas. Mi Twitter personal: @pabloporcar

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.