Artículos

Para gustos los colores

Para gustos los colores, que decía aquel. A veces me pregunto de dónde viene mi afición por éste o el otro músico, por qué motivo escogería una canción antes que otra. Y me sorprende lo variopinto de las respuestas que obtengo.

Gracias a Dios, crecí altamente influenciado por el buen gusto musical de mis padres y de ahí mi devoción por el rock y el pop de los setenta y los ochenta. Esa podría parecer, a priori, una buena respuesta a la pregunta ¿De dónde vienen mis gustos musicales? Pero es evidente que no es suficiente. Conozco a cientos de personas que desdeñan la música que a sus padres o familiares más directos les apasiona.

Por otra parte, claro, están las amistades y todos los grupos que nos obligan a escuchar. De cada 200, solemos descubrir alguno realmente interesante. Bromas a parte, la vida social también hace mucho en lo que a gustos musicales concierne. Como quien fuma o bebe por sentirse aceptado, está aquel que cree que tiene que decir que Joe Satriani es un genio para sentirse parte de la gente que sabe realmente de música. Por ejemplo. Además, todos tenemos algunos amigos a los que agradecer grandes descubrimientos musicales. Pero, por otro lado, no es extraño que, entre amigos, se produzca una divergencia absoluta en cuánto a gustos musicales.

Un criterio que suele obviarse es el de la estética, pero yo estoy seguro de que es muy importante. ¿O es que ninguno de nosotros se ha enganchado a una banda por lo atractivo de su estética? Desde luego, tampoco puede ser ese un elemento definitivo a la hora de forjar nuestro criterio, ya que suele ser -salvo para miembros muy concienciados de tribus urbanas- algo muy esporádico.

Finalmente, la presión mediática ejerce también una importantísima influencia sobre nuestras preferencias. Aunque a muchos de los que leeis nuestro humilde blog os pueda sonar a chino porque sabéis mucho de música, hay gente que cree que lo que realmente le gusta es lo que suena en las radios y las teles de mayor tirada. Sólo así pueden explicarse las lindezas que vemos a diario en las listas de ventas. Pero tampoco debe ser este el criterio definitivo, puesto que somos muchos los que no nos dejamos influir tan fácilmente por las tendencias más mainstream.

Así, las cosas, estoy por pensar que existe un elemento intrínseco e individual, casi genético, que hace decantar la balanza de nuestros gustos musicales de uno u otro lado.

¿Qué os parece a vosotros?

3 comentarios

  • Pues personalmente he pasado por varias etapas. Pero al final todas ellas estaban relacionadas con el Rock. Pero como soy abierto de mente y oído…

    Crecí con The Boss, Dylan, Dire Straits, Duncan Dhu, y demás que escuchaba mi padre. Fuí decantandome hacia mis propios gustos y ahora leo, me informo, y escucho todo aquello que me propongan dentro de unos límites claro (Reggaeton, Shakira y sucedanios no entran ni entrarán jamás voluntariamente en mis oídos)

    Leyendo blogs como Binaural, El peso de la vida, Paranoid Androids o revistas como RockZone voy descubriendo y quedandome con algunas pequeñas perlas 🙂

    Así que supongo que parte de mis actuales gustos se deben a mi padre y el resto a amigos, conocidos y medios como este.

    Un saludo!

  • Hechaba en falta uno de esos artículos que te hacen pensar alrededor de la órbita musical… hehe

    De vez en cuando dudo acerca de los gustos musicales, si son, como dices tu, parte de nuestra genética.

    Sinceramente, creo que hay un montón de factores que influencian los gustos musicales. Entre ellos el entorno social, familiar, amistoso, entre otros.

    Lo que realmente hace que valoramos las cosas de un modo u otro es nuestra personalidad y nuestro estado de ánimo.

    Y yo creo que aquí esta la clave. Es el contraste entre la situación y el entorno dónde nos encontramos con nuestro estado de ánimo y forma de ser lo que nos invita a decantarnos por una música u otra.

    Mayormente siempre he escuchado Rock (digo Rock porque es muy general, incluyendo los montones de estilos que al fin y al cabo provienen de él) pero a veces, en un momento en concreto, generalmente por mi estado de ánimo, escucho una canción diferente, un grupo, y mágicamente se apodera de mi, haciendo que ame lo que está sonando.

    Eso me ha pasado muchas veces. Con grupos que no conocía, e incluso con algun grupo que más bién «odiaba». A quién no le ha pasado que le hayan propuesto escuchar un grupo pero en aquél momento no le haya gustado? A veces, uno quiere escuchar música nueva pero no siempre estamos dispuestos a recibirla del mismo modo.

    Que quede claro que hablo por mi. Por mi experiencia. Hay estilos o grupos que necesitan su tiempo o su momento para gustarme. Algun que otro disco me ha acabado gustando, y mucho, meses tarde de haberlo comprado, porque en el momento en que lo compre me sentía diferente (que quede claro, ni mejor ni peor) y no me entró.

    Quisiera dar una opinión más acerca de los gustos musicales de las personas.
    Creo que a todo el mundo le gusta la música. Hay tanta variedad y tantos perfiles a los que escuchar que cualquiera puede encontrar lo que le gusta. Sólo hay que buscar.

    No solo se basa en estilos, sino en música en general. Una buena canción es una buena canción, y puede ser folk, death metal, rock, lo que sea. A cada uno va a gustarle unas canciones u otras, a algunas personas le gustaran más pertenecientes a un estilo en concreto y a otras más variadas. Al fin y al cabo la música es de las pocas cosas que conecta directamente con nuestros sentimientos, y eso la hace accesible a todo el mundo.

    Bufff, menudo rollo que he echado, pero es que es un tema que me ronda por la cabeza muy de vez en cuando y hoy, Raül, has despertado esa parte en mi… haha
    Así que nada, aquí tienes mi opinión!

  • Muchas gracias por vuestros comentarios amigos… sí, creo que va por ahí la cosa. Pero, en fin, mientras sigamos disfrutando de esto…

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.