Artículos

Que alguien mate al DJ

Ahora que Green Day han vuelto y lo han hecho con un tema como es “Someone Kill The DJ” (con esos aires rompepistas a lo Franz Ferdinand), me parece apropiado usarlo como banda sonora de este artículo. El pasado fin de semana estaba en una comida con mis amigos de toda la vida. Alguien se adueñó del ordenador y puso música con Spotify. “Tacatá”, Pitbull con algunos de sus múltiples featurings, la canción del “Chipirón” de Bongo Botrako, Danza Kuduro, David Guetta…La cosa empeoraba por momentos y el nivel de cocktails en vena no era el suficiente como para perder los papeles con “I Got A Feeling”. En una de esas, me escabullí para “pinchar” lo que creía que serían unos cuantos hits de esos que te sacuden como un rayo y ponen hilo musical a tus memorias veraniegas. Veamos… “How Deep Is Your Love” de The Rapture, una de Kakkmaddaffakka, “Hold On” de Alabama Shakes, cualquiera de Two Door Cinema Club y ¡zas! ¡¡No me dio tiempo a más!! De golpe, una de mis amigas empezó a decir que tenía ganas de bailar, que con esas canciones no te podías mover y que pusiera algo con estrillo. (¿Acaso “Tacatá” tiene algo más que no sea solo un maldito estribillo gutural?). Creí que bromeaba, pero alguien secundó la moción de censura y pidió “Guetta o algo más animado que todos conozcamos”. Me quedé con cara de idiota delante de la pantalla negra y blanca del reproductor. Como si todos mis esfuerzos por buscar ese hit, todos los discos escuchados recientemente, todas las críticas escritas en los últimos años, los festivales asistido y todo lo aprendido no valieran para nada. En ese momento mi criterio y mi autoestima musical se habían hecho pedacitos a ritmo de reggaeton.

Inevitablemente pensé en los chonis británicos que asisten al FIB o al Ibiza Rocks; quienes pierden los papeles con Guetta o Jessie J, pero también son con quien te dejas la voz cantando The Stone Roses, Florence & The Machine o The Maccabees. Serán todo lo garrulito que quieras, pero su gusto musical es amplio, promiscuo y su apetito voraz. Y llegué al punto de cuestionarme por qué aquí lo comercial y lo indie o alternativo están a años luz casi siempre. Dos mundos que se miran detrás de una mampara sin atreverse a acercar posiciones por miedo al contagio. ¿Por qué nos parece una locura pensar que grupos como Foster The People, Citizens! o los ya citados Two Door Cinema Club pudieran aparecer en una lista como los 40 Principales? ¿Recordáis cuando MTV se dedicaba a hacer eso? A programar música y a ofrecer unas listas hetereogéneas y estimulantes…Últimamente tengo la sensación de que todas las canciones que aparecen en las listas comerciales están cortadas con el mismo patrón (más de lo usual) y que mañana solo recordaremos un puñado de las que se repiten hasta la saciedad. De vez en cuando surgen artistas que hacen de funambulistas entre ambos mundos y a menudo reciben palos por ello, pero esto ya da para otro artículo en sí. De momento, dejo la reflexión ahí, esperando vuestra opinión al respecto del hermetismo de ambas escenas vs el modelo inglés, a quienes parece que la cosa les va bastante bien.

Quizá algún día no tengamos que conformarnos con escuchar las mismas canciones de R.E.M en Rock Fm o con la programación de Radio3. Quizá llegará un momento en que las emisoras de radio otorgarán otro significada a “popular” y “comercial” y todos nos beneficiaremos de ello.

14 comentarios

  • Pues si Two Door, Foster o por ejemplo MGMT o Friendly Fires no son música para bailar venga Lennon y lo vea…

    La musica del “jeta” y demas es olvidable, el año que viene ya no se acordará nadie de la cancion tal, porque estos van por canciones, por mucho que los de Spotify nos lo venda como “discos del año”. Mientras que la gente sigue escuchando el primero de Two Door y Friendly Fires aunque hayan salido más discos suyos.

    Ese es el problema en realidad, la música de usar y tirar, cosa que no deberia extrañarnos en una sociedad consumista como la nuestra.

  • no puedo estar mas de acuerdo en todo! me ha pasado muchas veces lo mismo.

    intentar animar una fiesta con temas de MGMT, Twoo Door, Justice…y que alguien me diga ‘pero que mierda es esta’…y acabar tragandome toda la pachanga y el electrolatino del mundo…hasta que empiezan a sangrarme los oidos..

    la cultura indie o independiente va creciendo en españa, pero todavia esta a años luz con respecto a otros paises…pero poco a poco…LO CONSEGUIREMOS!!!

  • La ‘fórmula’ de Los 40 siempre se ha programado a base de talonario, como prácticamente todos los medios generalistas: se vive de la publicidad y han sido las discográficas las que han dictado a qué se tiene que dar difusión y en qué medida, ya sea metiendo un single en la “lista de éxitos” de turno como comprando la portada de la revista que sea.

    A día de hoy, lo “alternativo” es algo que las discográficas ya no se vuelcan tanto en publicitarlo a través de los costosos métodos de radio y televisión. La gente que busca salirse del mainstream no sintoniza la radio, sino que suele tener sus propias fuentes informativas musicales en internet. De ahí que la radiofórmula se haya convertido cada vez más en un contenedor de canciones para el consumo de masas con el único criterio de “lo popular”, que es precisamente el antagonismo de lo alternativo.

    En el Reino Unido nunca se ha llegado a perder ese espíritu porque los medios de comunicación siguen teniendo su peso dentro de lo que se considerarían los géneros menos mainstream, pero tanto a nivel de radio como de prensa escrita. Además de que, a pesar de que también han bajado las ventas de discos, se han logrado mantener y el Reino Unido sigue siendo uno de los países que más música vende dentro de sus fronteras.

    El mayor contraste es ver cómo ni siquiera en estas latitudes, las mismas multinacionales que apuestan por grupos “alternativos” y los lanzan y se vuelcan con ellos en el Reino Unido, aquí apenas les hacen caso ni promoción. ¿Para qué, si los que buscan esos estilos ya tienen otras vías para conocerlos que les suponen coste cero en cuestión de promoción?

    Buena reflexión la de tu artículo, pero me temo que con las islas británicas nos separa algo más que un mar. 🙂

  • Tambien influye que en paises como el Reino Unido, referente musical en Europa, tienen una educación musical de calidad. En los colegios se enseña música en condiciones, se enseña a tocar algun instrumento y se apoya a los alumnos que quieran aprender a tocar… muchos chavales tocan al menos el piano, y en sus casas además escuchan los discos de sus padres, estan acostumbrados a escuchar y tocar desde pequeños. A resultas de esto, en el Reino Unido saben lo que es una banda que toca sus instrumentos, conocen mas ampliamente que nosotros la música clásica y son conscientes de lo es una música prefabricada para el consumo inmediato, luego les gustará una cosa u otra, pero conocerán las dos. En conclusión, tienen lo que se denomina cultura musical, que en España brilla por su ausencia.

  • Hace unos días en ‘Hoy Por Hoy’ de la Cadena SER entrevistaban a Kiko Veneno y estaban un par de locutores de Los40 y Cadena Dial. Kiko ni corto ni perezoso les echó en cara a los dos la mierda de música que radiaban en sus emisoras. Ellos se defendieron diciendo que ellos no eligen lo que suena, que se elige según lo que vota la gente, y que si votan a Juan Magán ellos no tienen culpa… También dijeron que ellos no están para educar a la audiencia, que de eso se tendrá que encargar una emisora pública u otra gente (sic) 🙁

    Vamos, que la radiobasura se escuda en lo mismo que la telebasura.

  • Ah, también me hizo mucha gracia que sacaron a colación que ahora mismo Fun. son número 1 en la lista de Los40, que son un grupo indie y tal, así que no toda su música es tan mierda…

    ¿Habrían sonado Fun. en Los40 si no hubieran usado canciones suyas para los anuncios de Chevrolet o ING Direct?. Ya lo sabemos, por supuesto que no, y sin embargo son número 1, o sea, que la gente los ha votado…

  • No podría estar más de acuerdo con todas vuestras aportaciones. Sabía que no estaba sola, aunque en esa comida yo fuera la rara avis! Es cierto todo lo que citáis sobre la educación -aquí hay un problema de base- y, por supuesto, la manera de funcionar en las ondas y los intereses de los sellos, a veces tan poco comprensibles. De momento, he podido elaborar una playlist tras el intento frustrado con mis amigos. Son los hits que me vienen a la cabeza de los últimos meses. ¡Todas vuestras ideas son bienvenidas! Y así, algún día nos haremos con el control de las frecuencias radioeléctricas y las fiestas de los colegas! Un saludo a todos,

    marta

  • Complejo, pero como dice la frase: “de toda hay en la viña del Sr”. Muchas veces me toco vivir la misma situacion y preguntarme si estaba solo en este mundo. pero por alli derepente te encuentras con Binaural ;).

    Y es eso la masa se traga lo que las emisoras le ponen cada media hora, aunque no les guste se la vana terminar tragando y la mayoria no tiene la capacidad de buscar la salida de la matrix, solo son unos cuantos jajajaj

  • No te deprimas, nueva amiga Marta. No voy a ir de veterano y recordar cuando en TVE se podían plantear programas como La edad de Oro para teorizar sobre la cuestión educación musical vs. garrulismo, mucho más compleja de lo que parece. Sería muy largo y puramente bizantino, ya que la cosa no va a mejorar. Así que me limitaré a comentar que tienes cierta esperanza. En las ocasiones en que me he encontrado pinchando para gente en la que había de todo, pero básicamente “no inmersos en lo alternativo”, he conseguido llegar a un compromiso con ellos y mi dignidad y que todos bailaran, incluido yo. Es cuestión de acercarse al mainstream sin salirse de lo tuyo y a la vez dejar fluir tus placeres culpables. Hay muchos ejemplos. Y si no, a las malas, siempre nos quedarán “Hey ya”, “Kids” o Gnarls Barkley. Pero nunca, salvo que el grueso de asistentes sean acólitos, nada de menos de dos años o “no testado”. Es triste pero es así. Dame más gasolina.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.