Justin Peter Kinkel-Schuster dibuja paisajes rústicos en ‘Headed South’ y en ‘Laid Low’

justin peter kinkel

En 2014 nos  quedamos perplejos al descubrir los lienzos que habían coloreado bellamente los estadounidenses Water Liars. Unificaban rock alternativo y folk de forma exquisita, deleitándonos de momentos tan épicos como los brindados en el magno estribillo de ‘I Want Blood’. Lejos de ese estilo, en un continente y un contexto situado a kilometros vista, divisamos la propuesta en solitario del cantante de esta meteórica formación: Justin Peter Kinkel-Schuster. Devoto confeso de todo lo relacionado con Jason Molina, Kinkel se caracteriza por impulsar un folk de matices. Cercano, introspectivo y de rama en boca. Las raíces sureñas afloran en todo momento en un álbum debut (“Constant Stranger”) que saldrá a la luz en Estados Unidos, y probablemente también en nuestro país, el 30 de septiembre.

Los dos saboreables adelantos nos han dejado con ganas de más. ‘Headed South’ es una obra acústica que se asemeja a los trabajos acústicos más primerizos del inquebrantable Damien Jurado. En ‘Laid Low’ Justin se deja acompañar, dejándonos extasiados de placer. Con una segunda voz, y con una guitarra eléctrica que destila luminosos punteos, el cantante consigue producir uno de los sonidos más apetitosos de lo que llevamos de verano. Perfecto para sonar de fondo con los pies sumergidos en la arena, mojito en mano. Gloria bendita para nuestros sentidos en pleno verano.

 

 

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te podría interesar