[Clásicos] Chris Cornell – Euphoria Morning (1999)

Corría el año 1999 cuando Chris Cornell, uno de los mejores vocalistas que ha parido el mundo del rock en los últimos 30 años, se lanzó en una inesperada aventura en solitario. El resultado de su importante esfuerzo en solitario se consolidó en “Euphoria Morning”, un primer “largo” editado ese mismo año que nos dejó entrever la calidad que podía llegar a atesorar la mente maestra de Soundgarden.

En su momento esta primera obra de Cornell no fue muy bien recibida por los fanáticos más acerrimos de las raíces “seattlenianas”. Grungers y aficionados al rock más duro no tardaron en mostrar su descontento con la faceta algo pop que se evidenciaba en temas como ‘Flower Girl’, ‘Preaching The End Of The World’ o ‘Can’t Change Me’. Pese a esa (insípida) creencia lo cierto es que “Euphoria Morning” es uno de esos sólidos álbumes que, gracias a su calidad, ha conseguido mejorar con los años. “¿Ostia, recuerdas el “Euphoria Morning” de Cornell? No estaba nada mal” es un comentario ya frecuente en las conversaciones entre melómanos que, de una forma u otra, recuerdan el compacto como uno de los más adecuados para disfrutar en plena soledad hogareña.

El LP contaba con influencias tanto de cantautores / guitarristas celestiales (¿os suena un tal Jeff Buckley? este era un disco tributo al buen amigo de Cornell) como del blues de raíces de la década de los 60 / 70. Resulta difícil no señalar temas como la excelente ‘Disappearing One, ‘When I’m Down’, ‘Sweet Euphoria’ o ‘Steel Rain’ como auténticas obras maestras de un genio que, pese a perderse en exceso posteriormente (“Carry On” no estaba a la altura y “Scream” era una de las bromas  más desagradables que hemos escuchado jamás), siempre será recordado por haber labrado uno de los mejores discos en solitario de los últimos 20 años de historia musical.

Puntuación | 90 de 100

0 Shares:
5 comments
  1. Ya hemos hablado alguna vez de esto: un disco tremendo para una de las mejores voces de la historia del rock. Pero este disco es los que porque estaba detrás Alanis Johannes (Guitarra, bajo, coros, theremin, mandolina, clarinete, tabla, producción, mezcla) y Natasha. Es injusto no nombrarlos.

  2. (Rectificado)
    Ya hemos hablado alguna vez de esto: un disco tremendo para una de las mejores voces de la historia del rock. Pero este disco es lo que es porque estaba detrás Alanis Johannes (Guitarra, bajo, coros, theremin, mandolina, clarinete, tabla, producción, mezcla) y Natasha. Es injusto no nombrarlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te podría interesar

[Clásicos] The Clash – London Calling (1979)

A lo largo de los 19 cortes que componen el álbum, los Clash desgranan géneros y temáticas con una frescura y una fuerza pasmosa. En London Calling, como en casi todos los trabajos de Joe Strummer, se da esa curiosa dicotomía entre variedad y coherencia. ¿Cómo es posible que un aglutinado de estilos tan dispares dé lugar a un trabajo tan bien tramado y sólido? Pregunten por Joe Strummer. La pista de título homónimo que abre el disco es una auténtica explosión punk de rabia y desesperación, una fotografía amarga de lo que pasaba por la cabeza de muchos jóvenes británicos en aquellos tiempos. Después están los temas de carácter festivo y temática algo más soft como “Rudie Can't Fail” o “Wrong 'Em Boyo”, de ritmos reggae y ska, el punk de batalla y protesta de “Koka Kola” o el pop exquisito de “Lost In The Supermarket” y de la magnífica “Train In Vain”, tema que entró in extremis en la edición final y que, de hecho, ni siquiera aparecía originalmente en los créditos por considerarla Strummer y Jones demasiado comercial.