Clásicos (introducción)

¿Qué hace a un clásico? No lo sé. Los clásicos, supongo, los escogemos nosotros, llevándolos en nuestro corazón de un modo u otro. No quería empezar esta sección de clásicos en binaural.es hablando de `Sticky Fingers´, `London Calling´ o `Blonde on Blonde´. Y no porque no me gusten, sinó porque creo que necesitamos ampliar el concepto de clásico. Ampliarlo hacia límites menos terrenales, lejos de lo que la crítica haya dictaminado, y arrastrarlo hacia el terreno del alma, que es ese lugar dónde yo creo que se forjan los clásicos, lo que es y no es un clásico, lo que nos ha hecho crecer o lo que no. Porque para mi un clásico va un poco más allá de los números. Espero que mi criterio les parezca acertado y que, si no, me lo hagan saber. Hoy iniciamos el viaje en el que intentaré guiarles por los paisajes de mi espíritu que han ido decidiendo qué era y qué no un clásico.

Y muy agradecido por el espacio que se me concede, empezamos automáticamente con la bala de la recámara, sin haber cargado ni siquiera el tambor de este viejo revólver polvoriento. Bienvenidos.

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te podría interesar

[Clásicos] Johnny Cash – At Folsom Prison (1968)

"Hello, I’m Johnny Cash". Con tan escueta pero intensa introducción se presentaba Johnny Cash ante un puñado de reclusos de la prisión estatal de Folsom, California, el 13 de enero de 1968. Y después, lo que ya sabemos, se grabó para la posteridad el mejor álbum de ese entrañable canalla con aires de maleante que fue John R. Cash: At Folsom Prison, que podéis disfrutar en Spotify.

[Clásicos] The Clash – London Calling (1979)

A lo largo de los 19 cortes que componen el álbum, los Clash desgranan géneros y temáticas con una frescura y una fuerza pasmosa. En London Calling, como en casi todos los trabajos de Joe Strummer, se da esa curiosa dicotomía entre variedad y coherencia. ¿Cómo es posible que un aglutinado de estilos tan dispares dé lugar a un trabajo tan bien tramado y sólido? Pregunten por Joe Strummer. La pista de título homónimo que abre el disco es una auténtica explosión punk de rabia y desesperación, una fotografía amarga de lo que pasaba por la cabeza de muchos jóvenes británicos en aquellos tiempos. Después están los temas de carácter festivo y temática algo más soft como “Rudie Can't Fail” o “Wrong 'Em Boyo”, de ritmos reggae y ska, el punk de batalla y protesta de “Koka Kola” o el pop exquisito de “Lost In The Supermarket” y de la magnífica “Train In Vain”, tema que entró in extremis en la edición final y que, de hecho, ni siquiera aparecía originalmente en los créditos por considerarla Strummer y Jones demasiado comercial.