Críticas

Apartamentos Acapulco – El resto del mundo | Crítica

apartamentos acapulco el resto del mundo

Labrar un lenguaje propio es el gran reto de los músicos del siglo XXI. Cuenta más que ser original (hoy en día un intento casi suicida) o hacer un disco resultón (algo factible ya para cualquier chaval que convierte su cuarto en un laboratorio musical). La rueda de nuevos estímulos que músico y oyente perseguimos es interminable, imparable. Y nos traga como una boa. Por eso, la grandeur de hacer algo propio, en el sentido más amplio de la palabra, es muchas veces la respuesta a esa búsqueda enfermiza. La búsqueda de lo auténtico. Ese grupo que pasa el tiempo y sigues escuchando, porque te lo cuenta de otra manera, la suya. Como los granadinos Apartamentos Acapulco con su segundo disco (autoproducido), “El Resto del Mundo“, un álbum de shoegaze de sota caballo rey con el que asientan su marca personal. La que los distingue.

Así es: AA es esa banda que logra la plenitud expresiva a base de profundidad. Una cualidad que ya tenía su debut (“Nuevos Testamentos”) y que, “El Resto del Mundo”, disco que por cierto comparte nombre con el estudio argentino donde lo grabaron, exprime como una naranja. Las vías son ya conocidas: nostalgia adolescente, relaciones sin segundas oportunidades (“por mi puedes irte a otra galaxia y que sea la más lejana, como si no te vuelvo a ver“, suelta ‘Deseo’) , progresión o grandilocuencia sonora de una ‘Golden Hair’ de Slowdive. Son los pespuntes de un trabajo de canciones que buscan el detalle y que planean sobre ecos inesperados. En este sentido, puedes poner el piloto automático y vas a volar.

Esencialmente compungido, pero sin entrar en el túnel sin salida de la histeria nostálgica-depresiva, el cuarteto imagina un trabajo hasta romántico. Por sus letras y sus mensajes bien lanzados, nada melindrosos. Durante los nueve temas, apenas hacen amagos de querer secarse las lágrimas, a excepción quizá de ‘Regional Preferente‘ (colabora Anabella Carolano), donde ese “Ya no puedo más” suena a pura superación. Por su naturaleza, a “El Resto del Mundo” tampoco le hacen falta muchos contrapuntos ni (por ahora) apuestas. Y menos aún cuando descollan melocotonazos siderales como ‘Estrella de los Mares‘ o la adelantada ‘La Mujer y el Monstruo‘.

En cuanto a mantener el termómetro nostálgico alto hasta el final, diremos que lo consigue. Ya no solo por ‘Camino de Ronda’, ese tema que incluyeron in extremis una vez ya grabado el álbum, sino por ‘Posible Final II‘, desde luego una despedida sin medias tintas. Una nana definitiva, de ensueño, pero tangible, con percusiones fabulosas de un Comelade y trances de organillo como si estuvieran al mando de una Victoria Legrand. Pues ahí va el piropo. “El Resto del Mundo” es ese álbum que justamente no puede excluir a nadie de este globo, pues tiene mucho sentimiento contenido por compartir. Con la identidad que han forjado dentro del océano shoegaze pueden llegar hasta Naurú. Allí les entenderán igual.

Resumen de la crítica:

7,77.7

Pros

  • El protagonismo y el peso que tiene el bajo. En parte, le da la profundidad de la que hablaba.
  • Hay tres temas que ponderan altísimo y que opositan a himno.
  • Cómo afianza su manera de entender y expresar el shoegaze. Siempre desde un punto de vista personal, alzando un voz única.

Contras

  • Si estás de bajona, que no te receten este disco.
Màrius Riba
el autorMàrius Riba
Comunicación y marketing digital. Sin música no seguiría aquí. Así pues, sobreviviendo| Twitter: @MariusRiba

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.