[Crítica] Black Stone Cherry – Between The Devil And The Deep Blue Sea (2011)

En 2009 muchos fanáticos del hard rock con raíces más sureñas ensalzaron “Folklore & Superstition” de Black Stone Cherry como uno de los discos más potentes de ese año. Mediante guitarras distorsionadas, unas vocales desgarradoras (Chris Robertson atesora unas tablas impropias para su edad) y melodías cercanas a lo comercial, el grupo de Kentucky alcanzó un status que le llevó a girar con algunos de los grupos más seguidos de la escena internacional. Hoy, los hijos bastardos de Lynyrd Skynyrd vuelven a la acción con “Between The Devil And The Deep Blue Sea”, un tercer álbum que funciona como otro atronador viaje por el centro de Estados Unidos.

Pólvora, gasolina y botas con espuelas se entremezclan en un LP que posee una calidad media que ralla al nivel de lo visto dos años atrás. Ilusos los que no crean en la caña que enarbola el sonido de los protegidos de Roadrunner, con grandes temas del tamaño de ‘Killing Floor’, el sencillo ‘White Trash Millionaire’ o ‘Such A Shame’ (con solazo incluido) son capaces de meterse en el bolsillo a aficionados de todas las edades. Esa es una de las mayores virtudes del conjunto: suenan tradicionales pero enganchan también a un público muy joven. Tanto en momentos potentes como en aquellos más cálidos (y quizás algo más previsibles) como ‘Stay’ o ‘Won’t Let Go’, enganchan, y de qué manera. El gran pero del disco lo encontramos al ver que en él no existe un single tan contundente como ‘Blind Man’ o ‘Please Come In’ pero el conjunto global funciona y parece sonar más maduro que el tracklist del segundo LP.

Puede que Black Stone Cherry sean jóvenes pero con “Between The Devil And The Deep Blue Sea” nos han vuelto a demostrar que están sobradamente preparados. Prepararos para morder el polvo, estos chicos no quitan el pie del acelerador.

Puntuación | 80 de 100
Fuente | Rockzone

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te podría interesar

[Crítica] Joe Bonamassa – Black Rock (2010)

Los temas de este nuevo álbum están dibujados con escala pentatónica y pintados con la brocha del hard-rock. Esto no es solamente blues, parece querer decirnos Bonamassa, esto es rock and roll del bueno. Y lo consigue, lo consigue. A uno le parece estar escuchando algo así como Highway To Hell con un solo de guitarra de B.B King. Y no vamos del todo desencaminados, pues el mito colabora con su alumno Bonamassa en este elepé que nos traemos entre manos. Concretamente en la versión de “Night Life”, de Willie Nelson.