[Crítica] Butch Walker And The Black Widows – The Spade (2011)

Me gusta Butch Walker. Lo descubrí justo tras el lanzamiento de “Letters” en 2004 y tal fue mi obsesión con él que acabé haciendome con dos copias físicas en Nueva York de “Left of Self Centered” (2002) y el propio “Letters”. Ambos LPS se caracterizaban por saber encontrar un equilibrio perfecto entre las baladas acústicas (Butch es un genio con el piano cuando quiere) y las piezas bailables. Este último tercio es lo que llevo a Bradley Glenn Walker a desquitarse con “The Rise & Fall Of Butch Walker And The Let’s-Go-Out-Tonites”, un divertidísimo tercer álbum en el que Butch demostraba que sabía mover el esqueleto al personal. El problema de verdad llegó con “Sycamore Meadows” (2008) y “I Liked It Better When You Had No Heart” (2010), dos álbumes en que parecía que el georgiano se había acomodado demasiado en aquello de beber de sus raíces. Demasiado country alternativo sin mucha esencia llevó a los fans de Butch a ser un pelo pesimistas pero es en este momento en el que aparece “The Spade”, sexto álbum de su discografía que nos vuelve a remitir a aquel Butch con tanta vida del principio de su carrera.

Es curioso. Si apreciamos con lupa los temas de este último LP veremos que se entremezcla el rollo root rock del final de la pasada década con aquel punto tan masticable del principio de su discografía. Gran parte de culpa la tiene su grupo de acompañamiento. The Black Widows inyectan vida a los cortes que pueblan “The Spade”, incluso más lentos y puristas. Empezando por ‘Bodegas And Blood’ o ‘Every Single Body Else’ (¿lo mejor del compacto?¡sin lugar a dudas’) hasta ‘Day Drunk’ o la estética y preciosa ‘Synthetizers’ – ¡gran crítica a las canciones de moda creadas con sintetizadores! – que ralla la perfección en el ecuador del trabajo. Otra de las claves del funcionamiento de todo este engranaje la encontramos en la evidente influencia de los Beatles que aflora de forma extrema en ‘Dublin Crow’ o la ya comentada ‘Day Drunk’.

Las letras siguen la estela marcada en Marvelous 3, el famoso conjunto con el que Butch alcanzó la fama, y el sonido encuentra el punto más nitido posible. En “The Spade” todo parece cuadrar para así ofrecer una amena y única experiencia al oyente que a buen seguro agradecerá. Es un disco casi perfecto de power pop de los 90 tanto para los recien llegados como para los fanáticos de ‘Mixtape’ o ‘Maybe It’s Just Me’. ¡Cuanto tiempo hacía que esperábamos algo así Butch! No cambies jamás, este es definitivamente el camino a seguir.

Puntuación | 80 de 100

Escucha Butch Walker – The Spade en SPOTIFY

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te podría interesar