Críticas

Charli XCX – Charli | Crítica

Charli XCX Charli

Charlotte Emma Aitchison tiene en la cabeza el clásico cacao que remueve muchas discusiones entre veinteañeros y treintañeros: ¿Pero entonces yo soy millenial? ¡Tú sí que eres un millenial! Se puede escuchar en un tono casi despectivo. ¿Es acaso Charli XCX de la generación Z? Según los demógrafos seguramente no. ¿Tiene su música rasgos de esa generación? Evidentemente sí. ¿Son suficientes para hacer de su trabajo “el pop del futuro”, o el pop de susodicha quinta? Personalmente considero que no. “Charli” llegaba este viernes a nuestros servicios de streaming y lo hacía evidenciando una vez más la fisura en la que siempre parece encontrarse la música de su autora: no puede abandonar una nostalgia casi irónica de un pasado demasiado cercano, y al mismo tiempo no es capaz de dejarse arrastrar definitivamente por sus grandes, selectas y futuristas influencias.

En su ya tercer disco de estudio (primero en cinco años, que se dice pronto) la británica entrega otro producto de pop entre pasteloso y rechinante; con retazos de las Spice Girls, Britney Spears y alguna que otra mirada hacia la música actual. Pero primero las buenas noticias: Aitchinson es plenamente consciente de las inquietudes y angustias de los veinteañeros -las sufre ella misma, qué menos- siendo capaz de expresarlas con bastante lucidez en cortes de pop por momentos irresistibles. En este “Charli” encontramos cuatro o cinco canciones que realmente hablan con atino al público al que parece dirigirse Charlotte formal y líricamente (¿eran necesarios quince temas y nueve colaboraciones?).

Para empezar Charli XCX se desenvuelve con destreza en su colaboración ‘1999’ con Troye Sivan. El destacado single funciona con humor y casi cierto cinismo aglomerando esa “retromanía” que caracteriza la gran mayoría de la música actual, con un estilo de electro pop desenfadado y casposo. Como referencias a la música urbana y experimental más urgente nos ofrece la indescifrable y susurrante ‘Shake It’ (uno de los pocos lugares en los que parece que podría haber intervenido Sophie), y la trapera y abrasiva ‘Click’, con una actuación especialmente acertada de Tommy Cash.

Mención aparte merece ‘Blame i ton Your Love’ con Lizzo, otro de los momentos memorables del LP, con un estribillo pegajoso y preparadísimo para la pista de baile. Sorprende no ver a Charli utilizar esos drops de algunas de sus mejores colaboraciones cuando canta por su cuenta; y sorprende a la vez que decepciona apenas encontrar un corte salvable en el que no cuente con acompañantes (hablo de la sencilla y efectiva ‘Official’).

Esa indecisión que recorre una parte importante del disco podría considerarse casi un recurso narrativo (un momento de incertidumbre vital, la ansiedad de una generación que no puede decidirse o decantarse por su futuro y sus relaciones afectivas en un mundo que parece derrumbarse a cada instante…); pero resulta frustrante para quienes puedan esperar un disco en el que Charli XCX por fin coja impulso en el trampolín de la experimentación. Y esta pretensión no se trata de un fetiche, lo cierto es que la de Cambridge hizo su trabajo de mejor factura con “Vroom Vroom” en 2016: un ep en el que miraba de forma segura y desinhibida al futuro de la música popular. En él además utilizaba bien a sus acompañantes, dejando de lado esa pesada manía de mirar al pasado rescatando de forma demasiado recurrente y vasta algunas influencias que no deberían ser decisivas en su música. Pero en su nuevo disco, la británica parece perdida cuando se junta con artistas como Haim, Clairo, Yaeji, o Sky Ferreira (ésta última parece perdida en general); siendo apenas rescatable su colaboración con una impetuosa Christine & The Queens.

Por tanto, si te preguntas si “Charli” es el disco en el que se presenta el sonido del pop del futuro, la respuesta es negativa. No obstante “Charli” es un disco de pop con una cantidad importante de temas rescatables y de sonidos estimulantes, por lo que seguro que seguiremos oyendo hablar de él en lo que resta de año. Charli XCX sigue necesitando dar un paso al frente en sus intervenciones en solitario (tiene temas muy interesantes, pero casi nunca es capaz de meter más de dos o tres en un LP) y olvidarse sin tapujos de algunos de sus tics de millenial, para lograr mirar hacia lo que realmente depara el futuro del Pop Z, o incluso el T (no tanto el K). Con ello lograría exprimir ese talento que siempre ha parecido tener, pero que muestra solamente en ocasiones particulares e impredecibles: sin distracciones.

Escucha en streaming el nuevo disco de Charli XCX.

Resumen de la crítica:

Nota:6.6

Pros

  • Las canciones destacadas
  • La afinidad lírica con los temas afectivo
  • actuales

Contras

  • Sobran canciones y colaboradores
  • Faltan cortes fuertes en solitario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.