Críticas

[Crítica] Avi Buffalo – At Best Cuckold (2014)

avi buffalo at best cuckold

No debe ser tarea fácil plantear el futuro de un proyecto que, de la noche a la mañana, pasa a convertirse en una de las apuestas más prometedoras de Sub Pop (The Afghan Whigs, Beach House, Mogwai). Debutar a la pronta edad de 19 años con un trabajo tan completo como fue «Avi Buffalo» es una evidente señal de virtuosismo. Tener el temple de no desentenderse de las obligaciones propias de un chico recién salido del instituto y adorado por las masas es síntoma de sensatez y madurez. Y tener la paciencia y las agallas de esperar cuatro años para lanzar su segundo disco, es un indiscutible ejemplo de profesionalidad. Avigdor Zahner-Isenberg lo tenía muy claro desde el principio: pese a la buena acogida de su primer álbum, no iba a precipitarse lo más mínimo a la hora de publicar «At Best Cockold”.

El tiempo y el aislamiento han sido sus armas letales. Consciente de que un paso en falso podría acarrear serias consecuencias en su carrera, el californiano decidió tomar cartas en el asunto: antes de mover ficha escribiría hasta la saciedad y se empaparía de la rica escena musical de L.A. Solo así lograría perfilar y asentar un registro del que, hasta ahora, éramos prácticamente desconocedores. Este período de transición vital y de puro aprendizaje ha marcado el camino a seguir a Avi Buffalo en su, a priori, complicado segundo asalto discográfico.

Como es lógico, cuatro años de trabajo han dado sus frutos. En invierno, los californianos nos ponían en alerta con ‘So What’, un sugerente tema que miraba en perspectiva el ‘buen rollismo’ de Real Estate y los cautivadores paisajes sonoros de Woods y Smith Westerns.

Pocos indicios nos hacían presagiar la llegada de un álbum tan acústico como el de antaño; el sonido, en efecto, había madurado. «At Best Cockold» es un ejercicio de introspección personal en su sentido más amplio: todo gira alrededor de Avi, desde las letras -basadas en sus experiencias como músico y estudiante- hasta la forma de entender y concebir esa anhelada búsqueda de su propio sonido, desarrollada, nuevamente, a raíz de sus equipos de grabación.

Pese a ir por los mismos derroteros, Avi Buffalo nos presenta en resumidas cuentas una colección de cómodos y envolventes temas de pop campestre. Perdura el deje clásico y su habitual carácter nostálgico en sus canciones, pero esta vez cuentan únicamente con la angelical voz de Avi. Se echa en falta la ausencia de Rebecca Coleman en las voces, pero en ningún caso eso llega a pasarles factura. El californiano suple esa carencia derrochando sensibilidad y pasión en cada estrofa: lamento, frustración, pero también optimismo ante las adversidades. La escueta ‘Two Cherished Understandings’ da fe de ello: un tributo a la balada que trasmite un sin fin de emociones vividas. Lo mismo podríamos decir de ‘Oxygen Tank’ o ‘Can’t Be Too Responsible’, temas que, además, cuentan con la poderosa y elegante presencia del piano.

Tras escuchar los diez temas que integran el álbum uno se pregunta cómo Avi Buffalo ha logrado sintetizar y reunir tantos elementos en tan poco tiempo sin salir trastabillado. Fácilmente, «At Best Cockold» podría haber sido un álbum blando y monótono, pero en sus manos ha terminado por convertirse en una obra rica, coherente y especialmente conmovedora.

Escucha «At The Cuckold» de Avi Buffalo en streaming vía Pitchfork.

Màrius Riba
el autorMàrius Riba
No necesito que me busques trabajo. Estoy bien así. Soy poeta | Twitter: @MariusRiba

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.