Críticas

[Crítica] Black Lips – Underneath The Rainbow (2014)

black lips underneath the rainbowblack lips underneath the rainbow

Los Black Lips viven de autocastigarse. Ya sea encadenando tour tras tour por medio mundo con conciertos incendiarios o grabando disco tras otro (ya van siete en 15 años y sus miembros están aún en la treintena). Parece que para Jared Swilley, Cole Alexander, Ian St Pé y Joe Bradley sus vacaciones son ser los Black Lips.

Y quizás lo estén pagando. Ahora salen con el reciente ‘Underneath The Rainbow’ (Vice Récords) que sigue mostrando el agotamiento de ideas de una parte de aquel ‘Arabian Mountain’ de 2011. Intentan seguir siendo gamberros y peligrosos, pero se les nota precisamente el intento, y luego se despeñan con cosas como ‘Do The Vibrate’, una canción-protesta contra los teléfonos móviles. ¿De verdad? No nos engañemos, sus discos, aunque cortos, han contenido morralla sonora de la que nos olvidábamos porque te fundían las neuronas con hits (‘Kids’, ‘Dirty Hands’, ‘O Katrina!’, ‘Not a Problem’…), cócteles Molotov (‘Can’t Dance’, ‘M.I.A’…) y momentos freak como esa enorme, enorme, enorme versión del Hippie, Hippie, Hoorah de Jacques Dutronc. Pero, en ‘Underneath The Rainbow’, el porcentaje morrallesco es algo preocupante, con resultados realmente nefastos como la apertura del álbum, ‘Drive-by buddy’, rock sureño sin personalidad ni enjundia. También tenemos ‘Justice after all’ o ‘Waiting’, canciones con ¿conciencia social? Prefiero ni saberlo. Vacuas y musicalmente poco logradas.

Hay momentos para venirse arriba, no obstante. Esa oda carcelaria que es ‘Smiling’, power-pop con miga, estoy deseando escucharla en directo. ‘Funny’, poco después, podría haber estado en el Good Bad Not Evil (2007) o el Let It Bloom (2005), sus dos discos más completos. Pegadiza, malévola, es puro Black Lips. ‘Dorner Party’ es un acelerón que bien vale varias escuchas y hasta ‘Dog Years’, coescrita con su colega Bradford Cox de Deerhunter, que les dejó tirados en el estudio. Inclasificable, por cierto, es el bonus track, ‘Nightmare Field’, y más inclasificable aún el video-coña-parodia de Grease que han creado para la canción. Aunque he de decir que quiero, no, que necesito tener el chaleco motero de los Black Lips…

A los Black Lips se les ve cansados de patearse escenarios mugrientos y con ganas de saltar a otro nivel. De ahí el escoger a Mick Ronson para la producción en ‘Arabia Mountain’. Ahora, en ‘Underneath The Rainbow’ gran parte de la misma corre a cargo de Patrick Carney, el batería gafotas de The Black Keys. Y en ‘Boys in The Woods’ y ‘Dandelion Dust’, siendo buenas canciones, se le va la mano haciendo de los Lips unos primos bastardos de los Keys. Mal asunto para una banda que siempre ha tenido (o intentado tener) un aura sucia y de DIY. Aunque digan en varias entrevistas que es un homenaje a Lynyrd Skynyrd y quieren sonar como whisky destilado en una bañera, es justo lo contrario, empiezan a parecer embotellados.

En verano del 2013 les vi en el Mula Fest y fue su peor concierto de los cuatro que les he visto desde 2009. Este ‘Underneath The Rainbow’ confirma en parte esos malos presagios. Les ha crecido una faja de grasa en la cintura. ¿Dónde quedan aquellos macarras garajero-punkies? ¿Aquella sensación de que estabas ante unos pirómanos musicales? ¿De sentir la adrenalina y pelear contra las ganas de arrancar el mobiliario cercano? Ya no parecen esos tipos que podrían violar a tu hermana metidos hasta las cejas de cristal casero. Quizás se han ido del todo. Por cansancio o por querer llegar a más gente, quién sabe. O quizás no, porque es imposible perderles del todo la fe mientras sigan sacando cosas como ‘Funny’ o ‘Smiling’. Y porque sus directos aún pueden volver a ser asesinos. Pero que te provoquen nostalgia, en mayor o menor grado, nunca es bueno.

Escucha «Underneath The Rainbow» de Black Lips:

Carlos A. Forjanes
Periodista con título enmarcado en la pared desde 2005. Un gol por la escuadra y un ritmo pegajoso le cortan la respiración. Lo primero lo cuenta en el Diario AS, lo segundo en Binaural.es. Charco que ve, charco que pisa. Twitter: @Forjanes_AS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.