Críticas

[Crítica] Clean Bandit – New Eyes (2014)

El Reino Unido es la fábrica de tendencias por excelencia, y el cuarteto Clean Bandit se convirtió la pasada primavera en el niño mimado de los británicos. Su debut, “New Eyes”, se lanzó en mayo y dejó claro que la formación de sus integrantes procedía de conservatorio. De primeras, la fusión de la modernidad de la música electrónica y el clasicismo de la música clásica parece contradictoria, pero en el caso de Clean Bandit no resulta tan descabellado: sus temas son comerciales y con toques delicados de violín, cello o piano, pero son las melodías pop las que forman su universo. Ese electro que prevalece es su mayor error.

Hay algo precoz e incómodo en “New Eyes”. Los cinco primeros temas, entre los que se encuentran los hits ‘Rather Be’ y ‘Extraordinary’, formarían un EP redondo, pero sobran otros ocho cortes que coquetean y experimentan con loops y música de conservatorio de una forma poco sofisticada. Su debut parece un pastiche poco reposado que se toma demasiado en serio a sí mismo, y el asombro inicial se convierte pronto en tedio. Lo que parecían buenas sensaciones y potencial para aportar nuevas ideas, acaba en un descarado reciclaje.

La jugada no siempre les sale mal a los de Cambridge: los momentos soul de ‘Cologne’ o la apertura de ‘A+E’ son elegantes y melodiosos, pero se dejan llevar por el electro con demasiada facilidad. La confusión y el desconcierto en la mezcla de estilos ganan terreno a medida que avanzamos en el tracklist, y siguen ejemplos como la aburrida ‘Telephone Banking’ o la interminable ‘New Eyes’ que da nombre al álbum. Cada tema intenta encajar y recordar un género de la década pasada, y su inconsistencia indica una inseguridad tremenda. Se mire por donde se mire, y por bonitos y disfrutables que sean los elementos clásicos (Mozart, Shostakovich y cía hacen lo suyo), “New Eyes” es un desastre como producto completo. Que no se os olviden los dos hits de turno en el iPod, eso sí.

Convierten todo lo que tocan en una producción dance comercial, y la supuesta fusión queda corrompida. Llegan tarde a deleitarnos con esta propuesta, y llegan de malas maneras, con poco cuidado, con sonidos que no casan y no se han incluido al servicio de la canción y una mezcla de temas digna de un one-hit wonder. Está claro que Clean Bandit no son una banda tradicional, y su debut no se presentaba en un paquete convencional, pero todo el alma que pudiera tener “New Eyes” se la ha debido quedar algún contable. Hablando en el idioma de los Simpsons, este debut es el equivalente a Cypress Hill llamando a la Orquesta Filarmónica de Londres cuando están colocados.

Azul Corrosivo
Comunicadora de profesión y vocación; torpe de corazón. Escribe sobre videojuegos en Mondo Píxel y Hobby Consolas. Tiene un peluche que se llama Mozzarella. Twitter: @AzulCorrosivo - Blog: azulcorrosivo.blogspot.com.es

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.