Críticas

Deftones y el equilibrio perfecto

En los tiempos que corren existen dos tipos de bandas: los que se estancan y ofrecen discos con canciones calcadas y los que renuncian a la rutina y deciden atreverse con la experimentación. Deftones son, sin duda, grandes exponentes de este segundo grupo. Ahora nos ofrecen «Koi No Yokan«, un trabajo que sabe equilibrar sus raíces con nuevos sonidos que conforman el que tal vez sea su disco más dinámico.

Se trata de su séptima placa de estudio y el material, denso y variado, merece una paciente digestión. Hacen falta varias escuchas para saber lo que nos están ofreciendo los de Sacramento. A priori, y escuchando las primeras canciones, uno puede pensar que la monotonía se ha apoderado de ellos, pero nada más lejos de la realidad. Su perfecta combinación de agresividad y belleza no hacen sino convencernos de que Deftones vive en una constante teoría de la evolución.

Koi No Yokan es un disco mucho más maduro, más potente y más variado que su antecesor, Diamond Eyes. Sus partes duras se entremezclan de forma magistral con sus partes más melódicas y prueba de ello son temas como ‘Rosemary’. La distorsión es la columna vertebral de este nuevo trabajo donde también encontramos melodías envolventes. ‘Entombed’, la ‘balada’ de este trabajo, es una pieza fundamental para comprender esto.

‘Swerve City’ y ‘Leathers’ son canciones que, a priori, podrían sonar algo lineales, pero después de darle unas cuantas vueltas, uno va encontrando cada vez más detalles entre tanta distorsión. ‘Gauze’ es uno de los mejores cortes del álbum y también llama la atención la extraña ‘Poltergeist’, donde también aparecen elementos de la música industrial. Se podría decir que «Koi No Yokan» es un disco que se acerca mucho más a su excelente White Pony que a Diamond Eyes.

Es una vuelta al pasado pero mirando al futuro. El sonido de Deftones sigue siendo tan propio que vuelve a ocasionarnos quebraderos de cabeza a la hora de intentar catalogarlo dentro de un único estilo. Porque, entre otras cosas, es un estilo que ellos mismos crearon. Su particular sonido sigue bien guiado por la carismática voz y forma de cantar de Chino Moreno, que de nuevo muestra a su banda como una de las más respetadas y consagradas dentro del metal alternativo. En definitiva, un disco sólido con muchos matices que sirve para confirmar que la banda está más viva que nunca y que sigue reinando dentro de una escena de la que nadie ni nada podrá desplazarles.

Puntuación | 70 de 100

Enrique Bernaola

6 comentarios

  • Koi No Yokan me parece que es una obra que deja una verdadera evidencia de la evolución y madurez que ha logrado la banda en los más de 15 años de trayectoria. Es un álbum mucho mas interesante que el anterior, pero como bien dices difícil de digerir a primeras. Para min excelente álbum.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.