Críticas

[Crítica] Eric Clapton – Clapton (2010)

claptonEric Clapton acaba de publicar un nuevo elepé: Clapton. A estas alturas, no seremos nosotros quien pongamos en duda la altísima habilidad del inglés a las seis cuerdas, pero sus discos aburren. Hace ya mucho tiempo que Clapton no lanza nada sorprendente y se limita a grabar discos de una grandísima calidad musical pero que son indistinguibles el uno del otro. Por supuesto Slowhand puede hacer lo que le venga en gana, porque no tiene nada que demostrar, pero, siendo objetivos, su trabajo es actualmente prescindible dentro de la amplia oferta musical de la que disfrutamos.

Este Clapton, publicado por Reprise Records, es una nueva colección de delicados temas bluseros con dejes de jazz y de pop. Es difícil que este nuevo álbum del inglés defraude a sus más acérrimos seguidores, ya que la calidad del mismo no baja ni un punto respecto a la de sus últimas publicaciones. Buen trabajo de instrumentación y producción y mucha corrección para la composición de los temas. Lo de siempre. Si Clapton sólo hubiese publicado este elepé en los últimos diez años estaríamos frente a una gran noticia. Pero, de nuevo, podemos escuchar el álbum entero, de cabo a rabo, y quedarnos exactamente igual que antes.

Está claro que el de Surrey graba por diversión, porque le encanta su trabajo, así que no es nuestra intención poner de vuelta y media a uno de los más grandes. Pero, por otra parte, sería injusto decir que este álbum está a la altura de los de otros dinosaurios del rock publicados este mismo año, como el ya comentado Le Noise de Neil Young, ese canadiense que no deja de reinventarse disco tras disco. La figura del Eric Clapton de los últimos tiempos es bastante paralela a la del último Mark Knopfler y sus discos del siglo XXI, cortados todos por el mismo patrón. Aunque hay que decir, en honor a la verdad, que el líder de Dire Straits sigue componiendo hits y trayéndonos regularmente espectáculos en directo que nos hacen disfrutar como niños mientras que Clapton está mucho más estancado.

En resumen, un buen disco para dejar sonar mientras tomamos unas copas relajadas entre amigos y un disco para disfrutar si siempre habéis sido fans de este Guitar Hero que, desafortunadamente, ya no es aquel que compuso Layla, que versionó Cocaine por todo lo alto o que nos hizo ser a todos más felices después de ese tremendo Unplugged (1992) que se sacó de la chistera. Poco más.

Aquí tenéis el enlace a Clapton, en Spotify.

[Puntuación 58/100]

1 comentario

  • Completamente de acuerdo, Raül, con algunos matices: a mí Clapton me parece no ya estancado, sino acomodado. No me parece que él disfrute con esos últimos discos que sí, tienen calidad de producción, pero te dejan frío, ahí no hay alma. Efectivamente, hace ya diez años por lo menos que hacer música para Eric Clapton es un trabajo, no ya una necesidad de expresarse.

    En el último disco, al que yo calificaría de pop con dejes blueseros, no blues con dejes de jazz y pop, aburre hasta el blues, que ya es decir. Me da mucha pena que alguien que ha hecho un blues tan reivindicativamente purista como el de From the Cradle se haya convertido en carne de hilo musical para supermercados.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.