Críticas

[Crítica] Future Islands – The Far Field

critica future islands far field

En 2014 dos eventos marcaron la carrera de Future Islands como si fueran un grupo debutante. El primero fue el lanzamiento de “Singles”, su álbum más accesible, inteligente y resultón hasta la fecha. El segundo -por jocoso que suene-, fue su actuación en el programa de David Letterman, que les hizo virales gracias a los “sugerentes” pasos de baile de Sam Herring. La cosa es que los de Maryland ya tenían por entonces tres discos a sus espaldas, y ninguno había resultado ser de especial éxito ni siquiera en la escena alternativa.

Pero todas las dudas generadas a lo largo de casi una década se disiparon con un álbum extremadamente elegante, sentido y agradable. Un álbum que, aunque no saltase a los primeros puestos de las listas de ventas ni de fin de año, hizo delicias de prácticamente todo el que lo escuchó. Así este “The Far Field” se presentaba como una complicadísima continuación, por la expectativa generada y sobre todo por esa gallina de los huevos de oro que Future Islands parecían haber localizado. Efectivamente el quinto álbum de los norteamericanos es una perpetración en toda regla del sonido de “Singles”, y en beneficio de la recreación de sus formas, pierde en innovación.

No nos engañemos; “The Far Field” parece realmente el segundo largo de Herring y compañía, que, una vez acabada la era de “On The Water”, reniegan de su pasado. Un disco continuista, repleto de unos bajos funky de lo más dinámicos y acertados, pero que acaba sonando tan homogéneo, que hunde la trascendencia individual de cualquier corte. La parte positiva de este fenómeno, es que Future Islands parecen haber encontrado su sonido, característico y personal, a caballo entre el pop clásico y el new wave. La mala es que fuera del goce que pueda provocar el álbum como experiencia personal, no tiene mucha riqueza que ofrecer a nivel contemporáneo ni reformador de los géneros.

A destacar son las letras de Samuel Herring, con una franqueza cada vez más pura, y que hablan de forma prácticamente exclusiva de experiencias personales. En ellas se mezclan temáticas como la familia o la fama, pero la gran protagonista del álbum es la melancolía amorosa. De esta forma está constantemente presente el sentimiento de pérdida y maduración. Los integrantes de la banda tienen en realidad bastantes más años de los que podría parecer por su rejuvenecido sonido, y esto se denota a partir de la sección lírica.

Las excelsas líneas de bajo resaltan en detrimento de los sintetizadores, que, a pesar de disfrutar de grandes momentos, pierden protagonismo con respecto a “Singles”. Las canciones más redondas son, por tanto, las más movidas. Entre ellas cabría señalar ‘Aladdin’, ‘Beauty Of The Road’ (de Herring a una de sus primeras e idealizadas parejas), o ‘Shadows’, colaboración con Debbie Harry. Aunque el sonido es extremadamente fino, el disco puede hacerse pesado a partir del octavo tema (hasta la llegada de los soberbios últimos dos). Esto se debe a la ya comentada anteriormente similitud entre todas las canciones, que a pesar de ser tan exquisitas son vagamente autónomas.

El mundo creado por “The Far Field” es un lugar funcional y autosuficiente, que dentro de su propia ley está engrasado como ningún otro. El problema principal es que entrar a vivir en él puede llegar a hacerse pesado porque todo lo que oferta parece de una misma, única y peculiar naturaleza. Future Islands firman un más que interesante quinto álbum, que ofrece poco de nuevo, pero mucho de atractivo, y es que la música no siempre debería implicar sublevación estética. ¿O sí?

Escucha en streaming disco «The Far Field» de Future Islands.

Resumen de la crítica:

Nota7

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.