Críticas

[Crítica] Georgia – Seeking Thrills

georgia seeking thrills

Ante situaciones de altísima tensión, ansiedad y estrés, hay ocasiones en las que uno sólo quiere dejar salir todo lo que lleva dentro, disfrutar, divertirse y dejar de darle vueltas a los problemas que le asolan desde todos lados. Un poco así parece sentirse una parte de la juventud británica, que no puede dejar de ser reflexiva sobre su situación, y que sin embargo quiere mirar al presente y al futuro de forma desenfadada y optimista. Georgia es desde ya un ejemplo de ese pop con visos electrónicos que viene de las islas, en el que podríamos incluir a Jungle, Mura Masa, Hot Chip (aunque un poco ya pasados de rosca), Charli XCX, CHVRCHES, Tirzah… Y un infinito etcétera. Además, suena a Robyn y bebe del house más molón de finales de los 80.

La cantante debutaba en 2015 con un disco homónimo tras el cual pasó una época de preocupante estado anímico y se implicó como músico de estudio en proyectos de Mica Levi o Kate Tempest. Su nuevo disco, “Seeking Thrills” muestra más influencia de la primera, con una producción analógica y sin embargo pulidísima y brillante, llena de hits y momentos de desinhibición que no hacen sino mirar a la electrónica británica de vanguardia de principios de la década pasada, como Mount Kimbie, James Blake o la más reciente Kelly Lee Owens. Pero Barnes no se queda ahí, su música en este segundo trabajo tiene esas arremetidas de pop estridente, chillón y escandaloso, como el de Empress Of, que sin embargo no deja de mostrar un gusto finísimo por la experimentación y el diletantismo.

A una preeminencia de intensos sintetizadores se suman generalmente cajas 909 y unos samples clásicos y divertidos, que le dan ese aire atemporal al resultado final. Aunque no todo son luces de neón y pista de baile: mientras que eso lo encontramos en las entusiasmadas ‘24 Hours’, ‘Started Out’ o ‘About to Work the Dancefloor’, también hay en el disco espacio para tonos más postpunk, R&B pop o post dubstep. No es de extrañar que la semana que viene el nuevo disco de Mura Masa traiga una colaboración con Georgia.

Su dulce tono de voz dirige prácticamente todos los momentos del álbum salvo las colaboraciones (el “banger” con Maurice es enorme) y recuerda con bastante autonomía a gran parte de las influencias femeninas propuestas anteriormente. Porque esto es lo esencial de “Seeking Thrills”, que Georgia parece estar encontrando su espacio a través de la invasión de un buen número de nichos nacionales, en el que también cabe incluir propuestas como la ya mencionada Robyn o MIA, que resuena (ya lo habrán leído en otros lados) enormemente en la divertidísima ‘Ray Guns’. Junto a ella y los singles destaca ‘Feel It’ un corte sudoroso y oscuro “Crystalcastleado” que evoca a los primeros Purity Ring y el emotivo cierre ‘Honey Dripping Sky’, con un break memorable.

Con su segundo trabajo Georgia demuestra haber dado un paso hacia adelante y una emancipación paradójica, que se materializa en la facilidad con la que construye canciones muy pegadizas utilizando estilos ya de sobra manidos. “Seeking Thrills” es un disco que ayuda a abrir con cierta luminosidad y frescura esta década que se antoja crítica y oscura; un disco de pop que no renuncia a mirar al momento político y cultural actuales, pero que lo hace sin un sonido agorero y con una jovial frivolidad.

Resumen de la crítica:

Nota:7.2

Pros

  • La producción
  • Las canciones más bailables

Contras

  • Esperemos no tener que esperar otros cinco años para conocer su siguiente movimiento

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.