Críticas

[Crítica] James McCartney – Available Light (2010)

Personalmente, no soy de aquellos que creen que todos los hijos de las grandes estrellas que intentan abrirse un hueco en el mundo de la música lo hacen simplemente por ser hijos de quien son. Al contrario, siempre escucho con ganas los trabajos de los retoños de los grandes, y es que soy de los que piensan que gran parte de la inspiración se lleva en la sangre y en todo lo que te ha impregnado desde pequeño. Hay algunos “hijos de” –pienso en Jakob Dylan, por ejemplo- que están sobrados de talento y que se bastan por sí solos para hacernos vibrar. Este no es el caso de James McCartney, hijo del gran Paul. O por lo menos no es eso lo que se desprende de su primer lanzamiento.

A sus 33 años, el hijo del bajista de los Beatles ha publicado su primer trabajo: un EP titulado Available Light. Suena al cuarteto de Liverpool por todas partes, pero no convence para nada. He escuchado cientos de bandas inspiradas en los Beatles que lo hacen mucho mejor que James. Si bien es cierto que el EP no está integrado por malas canciones y que la instrumentación es algo más que correcta, se ve a la legua que lo que James ha intentado ha sido colarnos cinco temas de apariencia fresca que sólo enmascaran las cenizas de lo que Lennon, su padre, Harrison y Starr hicieron en su día.

No le culpo. Si mi padre fuera Paul McCartney y quisiera producirme un disco, ¿Cómo iba a decirle que no? Yo también querría pasármelo bien y juguetear en el estudio. El producto, además, no es del todo malo. Se deja escuchar aunque se olvida poco después de la primera escucha. James está falto de voz y de garra, pero se divierte con el EP y eso llega a nuestros oídos. No descarto que nos sorprenda cualquier día de estos…

[Puntuación 54/100]

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.