Críticas

[Crítica] Kanye West – The Life Of Pablo

kanye west life of pablo

Cuando vimos por primera vez el nombre del nuevo (y esperado) disco de Kanye West, todos los binauralistas sonreímos al ver que por fin alguien dedicaba un disco a nuestro editor jefe, Pablo Porcar. Aunque pasadas las primeras muestras de entusiasmo descontrolado, nos encontramos con el duro trabajo de encarar la cruda realidad y entender que los tiros iban por otro lado. Sino por el de compararse con Pablo Picasso como ya ha hecho en ocasiones anteriores. En cualquier caso aun teníamos ante nosotros una buena alegría que es la de tener delante un nuevo disco de Kanye. Que no es poca cosa, aunque sea la séptima vez que esto ocurre. Casi tres años después de aquel errático ‘Yeezus’ que encandiló a la crítica pero a un servidor dejó bastante frío.

Enfrentarse a un disco del rapero de Atlanta no es algo liviano. Parece como cuando tienes que ponerte a estudiar para un examen de Derecho Internacional Público. Hay tanto que abarcar, tantas cosas que influencian, tantos matices, que no sabes ni por dónde empezar. Aunque Kanye es más divertido que cualquier prueba de DIP. Pero no es fácil aislarse del ruido que lo envuelve. Es como Pep Guardiola, los que analizan su figura no solo se atañen a temas futbolísticos. Entonces todo es más complicado. Servidor está seguro que si Kanye West se dedicará únicamente a hacer música, todos viviríamos más felices y sus canciones solo serían tamizadas por su calidad, y por nada más. Para muestra un botón. Para promocionar este nuevo trabajo, el bueno de West dijo “ya he terminado el mejor disco de todos los tiempos”. Claro. Lo normal es que pereza sea lo mínimo que pueda producirte. En cualquier caso intentamos disfrutar del disco sin todo el ruido a su alrededor.

Lo primero que parece claro es que Kanye West ha abandonado un poco las texturas electrónicas y la rugosidad de ‘Yeezus’, su anterior trabajo. Motivo de celebración. Un sonido más clásico y más reconocible. Con las recurrentes variantes en las estructuras compositivas, pero sin ese ánimo de reinventarse en cada nuevo disco. Quizás ‘Feedback’ es la pieza que más nos recuerda a su último larga duración. Pero en líneas generales encontramos más samplers y más luminosidad. Incluso tintes de gospel eclesiástico como en ‘Ultralight Beam’, la canción que abre el disco. Otro punto a destacar de este ‘The Life of Pablo’ es la calidad y multitud de las colaboraciones. Ahí nadie puede discutir que el amigo de Taylor Swift es el rey. Kid Cudi, Chris Brown, Rihanna, The Weeknd, Frank Ocean, Kendrick Lamar, Desiigner… Los Globetrotters del rap. Cada uno aportando lo suyo. Nota destacada el torrente de voz de Rihanna o la capacidad melódica de The Weeknd para ensalzar ‘FLM’, uno de los destacados del disco. Sin olvidar una ‘viejo rapero’ (¿es pecado acuñar y customizar este término?) como Chris Brown que enfatiza la brillantez de una canción como ‘Waves’. Paradigma del ya no tan nuevo hip hop. Y es que no es fácil encontrar un buen número de pistas reseñables en un LP con 18 cortes. Pero claro estamos hablando de Kanye West. El tipo que se hace una canción titulada ‘I love Kanye’. Al que partirías la cara por ello. Pero que luego recuerdas que lleva siete discos propios y aun es capaz de hacer canciones como ‘Father Stretch My Hands Pt 1/Pt 2’. Respeto.

Esta dicotomía es algo que se me hace presente durante todo el disco. El amor de fan moja-bragas junto las ganas de arrearle con la mano abierta cuando se dedica a tuitear o ensalzar su decálogo de gilipolleces fuera de la música. Pero como dijimos nos quedamos con la música. Y así ‘The Life of Pablo’ nos parece un disco notable. En el que Kanye West recupera su rica paleta de tonalidades y su afilada pluma. Sigue marcando paquete con la producción y alejándose de las aventuras electrónicas. Lejos queda aquel ‘The College Dropout’ (2004) amarado de soul y rap de la vieja escuela. Los tiempos han cambiado y quizás, en parte, por él. Por su incansable voluntad de redescubrir el género. Algo menos perceptible en este trabajo, quizás algo inconexo y con altibajos, pero un sendero con muchos árboles y buenos frutos. Larga vida a Pablo. Y a Kanye. Cuando canta.

Oscar Villalibre
Redactor en Binaural desde hace más de 3 años. El pop y el soul son el motor. Las guitarras afiladas, las trompetas y los violines el mejor impulso. Twitter: @oscarvillalibre

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.