Críticas

[Crítica] Karma To Burn – Mountain Czar

Los veteranos Karma To Burn sacaron su nombre de una nota de Bob Dylan en su disco “Desire” que decía “I have a brother or two and a whole lot of karma to burn…“. Lo que parecía un juego fácil los ha mantenido en lo alto del stoner desde 1997. El 2014 nos dejaron boquiabiertos con el lanzamiento de su disco “Arch Stanton” y el año pasado con un split junto a Sons of Alpha Centauri. Su desert rock monolítico y compacto es, hoy por hoy, de lo mejorcito que hay en directo junto a Fu Manchu, Truckfighters y Red Fang. Sus ganas de combinar otros elementos con su rocoso sonido pesado sureño es ambicioso y a la vez demuestra que la edad no pasa en vano y que la experiencia es su mayor baza. K2B ha sabido esquivar en sus casi 20 años de existencia los cambios de formación, permaneciendo sin cantante – solo su primer disco tiene voces – en una fórmula ganadora que los ha llevado a tocar en todo el mundo con la etiqueta de ser un auténtico terremoto en vivo y una monstruosidad sonora. Además son de esos músicos que se resisten al progreso digital y prefieren ese sonido antiséptico, carente de post producción digital y que abraza el analógico, arraigada espiritualmente en los conceptos de otro siglo.

Este 2016 traen su nueva producción “Mountain Czar“, un EP de cinco canciones que es un salto hacia adelante para sus seguidores habituales. Este trabajo sirve de esbozo de una “nueva” identidad para la banda de West Virginia. K2B se podría haber quedado con lo obtenido en “Arch Stanton”, esa batería atronadora y brazo ejecutor del grupo junto a unos riffs más gordos que Mad Max Fury Road, pero no. Los puristas agradecerán el guiño con el single ‘Sixty Two‘, o la poderosa ‘Sixty One‘ ¿la mejor canción del disco? Probablemente. Estos dos temas, junto con ‘Sixty’, hacen de los tres primeros cortes una competición de chupitos de mezcal. El que pierde, muere.

Las sorpresas están reservadas para la segunda parte del disco. ‘Uccidendo Un Sogno‘ es su particular homenaje a Tom Petty and the Heartbreakers y su famoso tema ‘Runnin’ Down A Dream‘, interpretado magistralmente por la cantante italiana Stefanie Savy. Al principio puede parecer un tanto chocante que sean los Karma pero el resultado es acojonante. Un riff recorre el final a ritmo avasallante como una estampida de búfalos, guiño a la portada del EP. El cover es sencillamente redondo, porque hacer la misma interpretación que la original no tiene mucho mérito más allá de copiar el registro, pero darle la vuelta, incluso en las letras, es sencillamente espectacular. Después de ese halo de diversificación, el grupo vuelve a sus raíces con una voz ronca en plan western que hace de intro a ‘Sixty Three‘ con un jam bluesero de alto calibre.

A tomarse el tiempo necesario para hacer girar este EP, ya que valdrá la pena. No hay bullshit aquí, es una recopilación del sonido clásico de los K2B que incluye canciones de altísimo nivel. El atrevimiento, si se puede decir así, de tener voces no ha salido mal. ¿Se atreverán a volver a hacerlo en el futuro? No lo pienso porque su sello ya ha quedado marcado a fuego con su descomunal stoner. Si no lo creéis venid a verlos a la gira española del próximo abril: recomendamos llevar tapones.

Sebas Rosas
el autorSebas Rosas
Beers, Burgers & Black Sabbath. Twitter: @sebastopol17

1 comentario

  • Estoy de acuerdo…61 es la mejor canción…ayer los vi en Madrid y en mayo de 2.012 también…con la formación original…presentando V…no pude verlos como teloneros de Neurosis en 2011 y en 2009 su primera vez con Year Long Disaster

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.