Críticas

[Crítica] Lana Del Rey – ‘Born to die’ (2012)

Como reza su título, ‘Born to die’ es una carretera secundaria a la autodestrucción, pero no una cualquiera, sino aquella más dulce y a la vez más desesperada, la del romance que duele. Así es como Lana nos retrata su mundo.
Con frases como ‘I will love you til the end of time’ incluida en el enésimo hit de su opera prima, ‘Blue Jeans’, Del Rey sentencia la línea argumental de un disco con temas que sorprenden tanto como aquel ‘Video Games’ que dominó youtube durante meses.

La diva del Chateau Marmont abre el disco con el tema que lleva su título, ‘Born to die’, y relata una historia de amantes encontrados, de carretera y manta, de huída al más puro estilo Bonnie and Clyde. Lejos del aura hipster que la persigue desde el primer día, Lana otorga al público el disco que se esperaba de ella, con la línea que prometían los temas que ya habíamos escuchado. Lana explota una y otra vez ( y de manera bastante efectiva) los ecos de Nancy Sinatra en temas como ‘Carmen’ ‘Summertime Sadness’. ‘National Anthem’ y ‘Diet Mountain Dew’ son su oportunidad perfecta para me sacar su lado ‘gangsta’ más coqueto. Aunque el ritmo se rompe un poco con  canciones como ‘Dark Paradise’ (peca de exceso de bases) , Lana mantiene el tipo y  el tempo gracias a la candencia de su voz  en la mayor parte de los temas.

Se lleva un notable en su primera incursión en el mercado, pero ante ella se me abren las mismas expectativas que ante otras cantantes como Florence Welch. Son artistas con un estilo y una personalidad escénica tan marcadas, que temes por su evolución en discos venideros. Veremos que nos depara Lana en su próximo trabajo.

Lo que está claro es que ya nadie puede arrebatarle temazos como ‘Blue Jeans’ o ‘Video Games’ banda sonora absoluta de más de un verano vivido.

Una vez dijimos que ella parecía sacada de una película de David Lynch y lo sigo pensando, porque con este disco, Lana ha consolidado su alter ego de diva encantadoramente decadente. A la que no puedes encontrar en otro sitio que no sea bajo el sol de Los Angeles, con un cigarrillo encendido en la mano y su larga manicura envolviendo los bucles que adornan su pelo.

Bibiana Ruiz
el autorBibiana Ruiz

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.