Críticas

[Crítica] Late Bloomer – Late Bloomer (2013)

Josh Robbins (bajo), Neil Mauney (guitarra) y Scott Wishart (batería) son Late Bloomer y sí, habéis leído bien no hay un cantante definido, pues todos ellos cantan. Su sonido es bastante noventero con un parecido más que razonable a Dinosaur Jr., Pavement o Superchunk que destila este grupo de indie punk rock de Charlotte.

Su disco debut homónimo data de hace unos meses (en marzo) y ha sido editado por el sello Self Aware Records se trata de una composición sólida, con un ritmo pegadizo, y sincero, para los amantes de este tipo de música se trata de un subidón, la mezcla perfecta entre lo-fi, alta energía, y guitarras punk. El balance justo entre percusión, voces combinadas y buenos agudos que llegan como patadas, acordes de guitarra con una más que respetable potencia. Investigando reviews en blogs y foros, nos encontramos con que en vivo suenan muy pero que muy bien, con un desenfado descarado y dándolo todo en el escenario es lo que ofrecen estos ex miembros de grupos locales como Pullman Strike, Meth Mtn, Obstruction, Nations, Horse Thief, Scout, y Planet Piss. Al final del camino han coincidido en Late Bloomer y al parecer para quedarse.

El disco comienza a todo gas con el tema «Reality» con un guiño a los riffs de J. Mascis acompañado de un buen bajo que guía el ritmo del tema acompañado con una melódica despeinada que invita al descontrol, «Precious Moments» continúa la dinámica mostrada en el primer track con un rollo más noise, para dar el salto a la parte más «punk surfera» con canciones como «Sunglasses» o «White Lines» escena californiana pura y dura.

«Wherever» es un himno afilado apoyado de un riff de guitarra que se mantiene en el tiempo, la precuela perfecta para abrirle paso a la rítmica (¿homenaje a los Pixies?) «Tooth Decay«. El bajo de «Wearing Thin» es el gran protagonista al inicio de este corte para luego escupir energía en la canción que más huele a pogo del LP junto a la voraz «Dissapear» (uno de los puntos fuertes del disco) con un toque punk delicioso.
El tramo final pertenece a «Sparrows» (la más rápida del disco, con menos de dos minutos) y «Homebodies» la más guitarrera del disco, con un sonido muy Sonic Youth. Tal y como cuenta Josh en su página de Facebook «Le pregunté a Scott y a Neil si querían tocar música conmigo» y me dijeron: «Seguro«, así de desenfadados suenan Late Bloomer, se les nota que se divierten, tocan la música que quieren, no tienen miedo a experimentar, ni vergüenza a ser comparados con nadie, ellos reconocen que la influencia está y así redondean un correcto álbum debut.

Escucha el álbum de Late Bloomer:

Sebas Rosas
el autorSebas Rosas
Beers, Burgers & Black Sabbath. Twitter: @sebastopol17

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.