[Crítica] Oblivians – Desperation (2013)

¿De verdad pensáis que hay que tener una edad concreta para beber hasta el amanecer y encima hacer canciones sobre esto? si creéis que sí pues entonces no escuchéis a los Oblivians y su punk mala leche lleno de fuzz con letras sobre la eterna adolescencia. El trío de Memphis inundó el panorama punk-rock entre 1993 y 1998 para luego interrumpir temporalmente su carrera como banda. Hoy, después de más 15 años sin grabar nada editan “Desperation“, su cuarto álbum de estudio a través del sello In The Red Records. Una patada voladora en la boca demostrando que la edad no es una barrera para ir por la vida a punta de gritos y tocando un garaje lleno de lujuria. Con sonido y hasta actitudes ramoneras Greg Oblivian, Jack Oblivian y Eric Oblivian nos enseñan que a veces se puede dejar el negocio en la cresta de la ola y volver muchos años después, haciendo la misma música divertida, peligrosa y provocadora que se hacía en el Nueva York de los 70’s y que ellos imitaban en la década del 90.

Oblivians vuelve con el mismo arsenal de guitarras y gruñidos oxidados que emiten sus gargantas. Sus canciones rápidas y letales tal y como dejaron impreso en aquel lejano último álbum “…Play 9 Songs with Mr Quintron” (1997). No hay mejor momento para reaparecer que en el 2013, es el momento justo para volver a reclamar un sitio que les pertenecía dentro del lo-fi punk que desde hace un tiempo ayudó a cimentar el fallecido Jay Reatard y en los últimos años gente como Thee Oh Sees o Ty Segall han tomado el relevo de manera más que  aceptable.

Oblivians

Desperation tiene 14 canciones que homenajean el soul y rock n’roll sureño de los años 50, si le sumas el estilo propio de la banda que se dota de buen garage rock, blues y el punk hacen de este disco un trabajo redondo. Muchas cosas han cambiado desde 1997 pero la esencia se mantiene y la vieja banda de Greg Cartwright, Jack Yarber, y Eric Friedl siguen poseídos por el espíritu punkarra y bluesero de antaño. El propio Greg Oblivian ha declarado lo siguiente en una nota de prensa “Entre nuestro último disco del 97 y ahora, mucha agua ha pasado por debajo del puente. Nosotros tres decidimos separarnos por otros caminos persiguiendo nuestros propios objetivos musicales. En ese punto, personalmente, había perdido la dinámica que tenía con Jack y Eric la cual (para mí) era fundamental para escribir canciones. He tocado con un montón de grandes músicos en el ínterin, pero no hace falta decir, que nunca he encontrado lo que tenía en Oblivians. La dinámica entre nosotros era una cosa singular, así que mientras nos juntábamos de vez en cuando para tocar en algún festival o una ocasión especial, la idea de hacer un nuevo álbum rondaba mi cabeza. Lo que quiero decir es que quería nuevas canciones para tocar, así que eso es lo que hicimos“.

El cuarto disco de los Oblivians es un reloj suizo de precisión punk, salpicado de odas crudamente construidas a noches de juerga en temas como “I’ll Be Gone“, “Woke Up in A Police Car” o “Pinball Kings” celebrando la idiotez inmadura de la cual jamás han renegado. “Back Street Hangout” un blues de bar que con su nombre lo dice todo ¿amantes de Black Keys en la sala?. También hay otros temas destacados como “Loving Cup” y “Em“, canciones en las que se puede apreciar la influencia bluesera de grandes músicos como Jack White o el mismísimo Jimi Hendrix.
Run for Cover” parece un tema compuesto por el propio Lemmy con pinceladas sesenteras que te llevará en volandas, la que da nombre al disco destilando aliento a Jack Daniel’s resume en una canción lo que es el disco, un acelerador a fondo y el cierre lo-fi con Mama Guitar, menos de dos minutos con un sonido áspero sotanero e incluso tienen espacio para temas más lentos y poperos como “Little War Child“.
The Oblivians y su rock ‘n’ roll despojado de pretensiones es lo mejor que puede llegar en estos tiempos, ellos son la prueba viviente de que el rock no ha muerto y que ante la nueva oleada de pop con sintetizadores, hay ciertos caudillos dispuestos a defenderlo en 31 minutos y con el acelerador a todo gas

Loving Cup

Em

Fire Detector

0 Shares:
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También te podría interesar