Críticas

[Crítica] Pains Of Being Pure At Heart – Days Of Abandon (2014)

No desatarán grandes pasiones ni tampoco brillarán por su especial ingenio creativo, pero si algo hay que reconocer a The Pains of Being Pure At Heart es la inmediatez emocional con la que son capaces de evocar determinadas etapas de sus vidas. Lo llevan haciendo de forma magistral desde 2009 -año en que debutaron de forma homónima- y desde entonces, los de Kip Berman (frontman de la banda) se han ido consolidando como una de las sensaciones indie con más proyección de futuro. Después de tres años llega su tercer disco, «Days of Abandon» (Yebo, 2014), un trabajo que se ha gestado en un contexto emocional complicado y lleno de cambios para la banda: la marcha de Alex Naidus y Peggy Wang-East (voz y teclista) -una de las piezas clave del conjunto-, y la consecuente incorporación de nuevos colaboradores en sus filas (Jen Goma, Kelly Prat, Christoph y Anton Hochheim). Tal vez condicionados por el cambio de formación o por la propia presión de hacer un disco que no defraudara, los de Kip Berman bajan de revoluciones en este tercer álbum para ofrecernos su versión más íntima y popera.

Si bien, a nivel lírico, Kip Berman se muestra menos explícito en sus relatos, tan o más mustio que antaño e incluso más vulnerable que en su recreación post-adolescente de Belong. El art-work de su portada viene a ser un fantástico reflejo de lo que se maquina en este álbum: la aparente paz, pureza e ingenuidad de sus seres -ya maduros-, pero también el desorden que acarrean algunos recuerdos de su pasado, marchitados con el devenir de los años. Hay temas que le atormentan y en los que sigue mostrándose remiso en su trato, como el desafío a la perversidad del amor en ‘Masokissed’, que insiste con un «Eternamente, internamente usted es libre; a pesar de que traten de encadenarle» y que concluye con un desconcertante «no me libere». O la efectiva ‘Simple and Sure’ que nos habla del amor desde una perspectiva tan pasional que termina por resultar confusa. Existe un punto de ambigüedad en todas sus letras, pero lo cierto es que eso no impide, ni mucho menos, que dejemos de conectar con sus respectivos estados de ánimo. Ahí lo neoyorquinos siguen mostrándose efectivos.

Sin embargo, esta vez los de Brooklyn han dado volantazo a su registro para dejarse llevar por terrenos más seguros. La apesadumbrada ‘Art Smock’ nos pone rápidamente en situación: su guitarra acústica rompe con la senda shoegaze que establecieron en «Belong» y nos presenta a unos Pains de cristal; tiernos, íntimos y edulcorados como nunca. El álbum incorpora novedades como por ejemplo la arriesgada apuesta por Goma como protagonista vocal en ‘Kelly’ y ‘Life After Life’. Si bien sorprende lo bien que se desenvuelve en la primera de ellas, entre guitarras que sintonizan con los Smiths (‘This Charming Man’) y armonías vocales en los estribillos. No ocurre lo mismo en cambio en su segunda aportación, donde la voz de Jen termina resultando más empalagosa de lo que podríamos esperar.

Con todo, «Days of Abandon» se antoja previsible superados los seis minutos de ‘Beautiful You’ -cuarto track del disco-. Dicha percepción se afianza con la sucesión de ‘Coral and Gold’, ‘Eurydice’ y ‘Masokissed’: temas blandos y recurrentes cargados de una intensa (a veces excesiva) alegría, esperanza y nostalgia; un cóctel con el que no suelen fallar. Tal vez el único tema que se acerca a Belong a la carrera es ‘Until the Sun Explodes’, un guiño al fin y al cabo a esa gloriosa etapa de su carrera que tan buenos momentos les trajo. ‘The Asp at My Chest’ se encarga de cerrar el disco para reafirmar definitivamente el cambio de rumbo que ha emprendido el grupo. Sin sacrificar estilo ni inmediatez, The Pains of Being Pure At Heart se muestran menos ambiciosos y se acomodan en su faceta más reposada para ofrecernos diez temas que saciaran momentáneamente nuestra sed.

Escucha el álbum al completo vía Spotify.

Màrius Riba
el autorMàrius Riba
Comunicación y marketing digital. Sin música no seguiría aquí. Así pues, sobreviviendo| Twitter: @MariusRiba

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.