Críticas

[Crítica] Tennis – Yours Conditionally

tennis Yours Conditionally

La foto de mi abuelo montado a caballo como alférez tiene un valor incalculable. Como ese álbum de fotos de cuando mis yayos se casaron a los 19; se cae a trozos pero aun tiene cola. Es así, cuando me da por recrearme en esos años, tan solo tengo que perderme en esa pila de cartón en blanco y negro o, en el peor de los casos, escuchar Peggy Sue y tirar de clásicos americanos; el rosa y el turquesa lo petaban. La otra es escuchar a Tennis, un grupo contemporáneo que sólo casaría con la Cuba actual; no por la salsa, sino por el Moskvich. El pop clásico y azucarado de los 60′ es el referente de Patrick y Alaina, el matrimonio/grupo que siete años atrás se comprometieron con Tennis a raíz de un largo viaje en vela por el Atlántico. Hasta hoy, su aventura sigue con «Yours Conditionally» (2017).

Y qué nos depara esta historia. Uno diría que más de lo mismo si no se fijara en el interior de esas letras, punzantes y reivindicativas; este disco, además de amor, contiene una buena dosis de crítica social fundamentada en el feminismo. Tal es así que ‘My Emotions are Blinding’ lanza un «women are much closer to nature» de entrada, refiriéndose a la forma en la que a veces la mujeres son reducidas a sus cuerpos. O ‘Ladies Don’t Play Guitar‘ que expone de manera sarcástica cómo el hecho de ser mujer condicionó a Alaina a tocar el piano cuando en realidad la guitarra eléctrica era su instrumento favorito. Pues ya ven, su cuarto álbum no tiene pelos en la lengua, aunque insisto, puede sonar a más de lo mismo.

Como era de esperar, en materia de registro la cosa ha cambiado poco o casi nada. La foto no mejorará por cambiarla de marco; . Así, ‘Matrimony‘ (de la época de cuando se casaron) deja algún tímido matiz irrelevante, y es que en general todos los temas apuestan por la fórmula genuina de «Cape Dory», es decir, por la melodía algodonosa y la baja fidelidad. Y como en todo disco de Tennis, el pasaje es plano pero hay canciones a las que cuesta resistirse: ‘Please Don’t Ruin This For Me‘, a la que acompaña una guitarra deliciosa y la voz de Alaina llegando a dónde quiere, es uno de esos temazos que aparentan ser del montón. La soleada ‘In the Morning I’ll be Better‘ no es el hit, porque no los hay, pero oposita y no deja de ser el espejo en el que siempre se ha mirado la pareja. Como dicen, el buen tiempo es vital para su inspiración. Sabiéndolo,  ‘Island Music‘, el último corte del disco, se entiende como si ambos estuvieran llegando a una isla paradisíaca en su última y reciente travesía.

La atemporalidad siempre ha sido su mejor aliado y, de nuevo, sigue de su lado. No es el disco con más gancho de Tennis, pero si uno de los más interesantes. Empápate porque tienen buenas cosas que contar.

Màrius Riba
el autorMàrius Riba
Comunicación y marketing digital. Sin música no seguiría aquí. Así pues, sobreviviendo| Twitter: @MariusRiba

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.