Críticas

[Crítica] The Last Shadow Puppets – Everything You’ve Come to Expect

Comienza la primavera, día random del mes de abril, cita anual con el dentista, suena el hilo musical y ¡sorpresa! The Last Shadow Puppets. ¿Casualidad? Lo dudo.

No creo que deba ahondar demasiado en el hype generado por Alex Turner y Miles Kane (o lo que es lo mismo, el dúo inglés guay de los treintañeros británicos) y si de verdad necesitábamos un segundo disco de su proyecto paralelo. Cada uno por su parte, uno con los Arctic Monkeys y el otro con su proyecto solista, ya cubrían con creces la cuota musical que aportan. Es de tontos negar el impacto que han tenido los monos del ártico en los últimos 10 años. Construyendo su carrera en base a discos de altísimo nivel capitaneados por Turner y Helders. Miles Kane, manteniéndose unos metros más atrás, ha cumplido con su adecuado aporte a la música moderna.

Si bien los ingleses son expertos en encumbrar ídolos musicales respaldados por su riquísima cultura, jamás han entendido que por haber parido grupos del calibre de los Beatles, Rolling Stones, Black Sabbath, Iron Maiden, David Bowie y Led Zeppelin por nombrar los más clásicos, no tener un grupo insignia en cada nueva década no es una falta de respeto y orgullo patriota a su rico bagaje cultural.

Porque cierto es que The Last Shadow Puppets sorprendieron a todo el mundo en 2008 con su correcto «The Age of Understatement«, fórmula que funcionó con la dupla Batman y Robin del indie (o sea, Turner y Kane) unidos a Owen Pallett y James Ford de Simian Mobile Disco en lo que era un homenaje a la música sesentera con guiño a David Bowie, saliéndose un poco de la rabia exhibida con los Arctic. Esto en «Everything You’ve Come to Expect» no sucede, o en todo caso se queda en un quiero y no puedo.

Más allá de la maquinaria de marketing que supone ver en el mismo escenario al dúo, confirmado por casi todos los grandes festivales del mundo, el single ‘Bad Habits‘ entró bastante bien en los oídos de sus ávidos fans. Más rock retro, esta vez con toques de soul, trompetas, un bajo espectacular y una tensión sexual que Kane es experto en transmitir, como ha aprendido de su ídolo Paul Weller. Pero todo parece quedarse en un espejismo.

Puede que la imagen chulesca en chandal y mocasines de las primeras promos fuera una premonición de que era mejor quedarse durmiendo en casa, porque el disco es obsesivamente repetitivo, y salvando alguna que otra canción, tiene un sonido bastante impostado. Quizás el hecho de que The Last Shadow Puppets no sea el proyecto principal de ninguno de ellos les quita presión y les da la libertad de no sentirse apremiados por ninguna crítica. Kane ha declarado que el proyecto es «un refresco de nuestro trabajo, nos permite volver con una mente limpia» y así es exactamente como debe ser tomado. Son las vacaciones de estos dos señores. Su lugar de confort, su chalet en la playa.

Innegables las referencias crooner como ‘Aviation’; la canción que abre el disco es acertada pero no llega a más, no ofrece ningún cambio de ritmo destacable más allá del trabajo vocal. Otras como ‘Dracula Teeth‘ y ‘She Does the Woods‘ siguen esa línea plana poco destacable, a lo pianista de un bar de los años cincuenta. Whisky en mano y mimos a la chica de turno, solo falta el blanco y negro para ser la escena perfecta de una peli de antaño hollywoodiense. Mismo aburrimiento sigue la que da nombre al disco, coros susurrantes pero bastante lejos de ser emotiva. Bien para el karaoke.

Pero no todo es tan regulero. ‘Miracle Alligner‘ es de lo que más destaca del álbum, con Turner en su papel de seductor, tal y como nos ha maravillado en su último «AM«. ‘Sweet Dreams, TN‘ suena como un cabaret rocambolesco que recuerda con nostalgia el primer LP del dúo. ‘The Dream Synopsis‘ bien podría ser un descarte de la BSO de Submarine. Y ‘The Element of Surprise‘, siendo la más dance, junto a Bad Habits nos pone cachondos. Quizá esta última versión es la que deberían explotar con el proyecto, pues es en estos temas más enérgicos donde destacan las cualidades de ambos.

«Everything You’ve Come to Expect» se queda en una normal BSO que de no ser por la fama de sus artífices ni siquiera estaríamos reseñando. El disco parece mantenerse más por los egos y las personalidades de ambos que por otra cosa. Lo segundo de este par no está a la altura de lo esperado tras casi 10 años de espera. Como antes he mencionado, hay canciones dignas pero me falta para calificarlo como un buen disco. Otras son mero relleno y no hay nada que se pueda hacer. Un disco para cenar, para ir en el coche, para poner a girar mientras estás trabajando o para el hilo musical de un ascensor.

Innegable el contenido mediático que arrastra la «pareja» Milex, igual de fuerte a nivel de ventas como Brangelina o Kimye. Puede ser que el hecho de estar viviendo en los Estados Unidos haya reforzado hábilmente esta faceta, porque musicalmente han quedado un tanto lejos de lo que sus nombres prometen. De tan solo dos álbumes hacer una conclusión precipitada sobre el rumbo que van a tomar puede parecer un atrevimiento, pero igual nos hemos equivocado al pedir tan fervientemente el regreso de The Last Shadow Puppets.

Sebas Rosas
el autorSebas Rosas
BELIEVE IN THE ANTI † † † Twitter: @sebastopol17

4 comentarios

  • Coincido en parte de la crítica. Algo que noto con este disco es que falto la producción conjunta surgida en el anterior disco, muchos temas parecen sacados de Suck it and see. Es normal que el líder compositvo sea Turner, pero este nuevo trabajo no te da lo que si el anterior, un sonido nuevo y diferente a sus otros proyectos.
    De todas formas no deja de ser un buen álbum, aunque olvidable y prescindible.

  • Es de esos discos que le encuentras gusto después de la segunda escuchada, a mi me gustó aunque no está al nivel del primero.

  • A mi conforme lo escucho me gusta más! Seguro estoy de que no va a ser un referente cultural, pero los chicos quieren divertirse a veces..no todo va a ser discos 10/10. Yo veo bastante genialidad en los dos, claro que Alex está como 7 escaleras encima de Kane… yo le pongo un dignisimo 7/10… y creo que con el tiempo va a subir

  • La verdad es que la primera vez que lo escuché me dejó bastante frío, salvo alguna que otra excepcion, pero conforme lo fui escuchando más le cogí bastante el gustillo hasta el punto de que llevo una semana con el disco prácticamente en reproducción continua, si que es verda que no innova demasiado,pero aún así me parece un disco muy disfrutable.No se ha dicho nada de «Usted to be my girl» ni de «The Bourne Identity»,dos canciones bastante notables dentro del disco.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.