Críticas

[Crítica] The Menzingers – Rented World (2014)

Toda banda intenta sacar lo mejor de sí misma en cada álbum, en consonancia con lo que consideren los mejores caminos para grabar el mejor disco posible. ¿Qué pasa cuando éste puede que ya lo hayas sacado? Es aventurado decirlo de gente joven como The Menzingers, pero ellos mismos reconocen, que lo que hicieron con ‘On The Impossible Past’ hace dos años, es algo que, al menos en los mismos términos, no podrán igualar. Éste fue una obra maestra, por inesperada, por inspiración y redondez de trece canciones perfectas de punk rock que rebasaba el género, con un toque muy reflexivo, que como los más grandes, hacían de pequeñas cosas auténticas piezas atemporales. Fue una revelación, algo sin embargo que no les valió para abrirse nuevas puertas, lo que dejó el disco en el agridulce territorio del culto más o menos minoritario. Diligentes con su reciente intervalo de dos años entre trabajos, quizás por ya sacarse de encima el pasado imposible que hemos disfrutado tanto, y seguir adelante con el futuro, llega ‘Rented World’.

La forma de adentrarse a su composición varió considerablemente respecto a ‘On The Impossible Past’, reconoce el guitarrista y voz Greg Barnett. Mientras el anterior empezaba en la desnudez acústica de una guitarra, ‘Rented World’ se gestó con el riff eléctrico y el amplificador a toda potencia. Por el simple placer de disponer por primera vez de un espacio de ensayo propio, “haciendo el tonto” con la guitarra, que las ideas fluyesen y lo mejor sedimentase. Esto, la intención de hacer algo distinto y la voluntad explícita de acercarse a cierto sonido de los noventa que echan en falta en la actualidad, sentaron las bases del disco. Y se nota, la distorsión menos nítida y los parajes más elaborados, orgánicos, dejan paso a unas guitarras claras, una batería empujando en primer plano, coros, y riffs más sencillos y directos. Weezer, Green Day vienen a la mente, incluso citan el sonido de los primeros Smashing Pumpinks en sus referentes. La música estalla limpia (demasiado) en los altavoces y la voz ya paradigmática de Barnett (alternándose como siempre con Tom May) suena más harmónica que nunca, cuyo tono lírico general es más optimista que en sus predecesores, pues proviene de una mejor situación personal y de grupo, sin excluir que sigue siendo un experto en autoflagelarse, un poco al estilo Rivers Cuomo.

El resultado por lo que respecta a las doce canciones expuestas, se presenta un tanto irregular. La fórmula funciona pero no desprende el convencimiento, inspiración y poética brillantez que demostraron hace dos años. Algo en lo intangible de las sensaciones no transmite la misma desnuda honestidad de sus anteriores discos. Y esto, siendo uno de los ingredientes que da el empaque definitivo a su música, hace que globalmente ‘Rented World’ no sea un ejercicio tan cohesionado. Sin embargo, es muy difícil resistirse a temas como ‘In Remission’ (tremendamente adictivo single), la ironía de ‘I Don’t Wanna Be an Asshole Anymore’, la potencia de ‘Bad Things’, ‘Rodent’, ‘The Talk’ o ‘Hearts Unknown’. Incluso los dos temas más alejados de su sonido, el más noventero ‘Transient Love’, el acústico y desolado cierre de ‘When You Died’, son correctas excursiones. Allí donde su dualidad punkarra y confesional sobresale con más fuerza es en la mejor canción del disco, ‘Where Your Heartache Exists’, un medio tiempo que relata la muerte de una relación con la melancolía y rabia que Greg Barnett sabe envolver con su voz. El estribillo es de antología.

No se puede valorar ‘Rented World’ mediante la comparación de forma exclusiva. En el repertorio de The Menzingers, sobresale con voz propia como un disco que se añade a la sólida trayectoria de la banda, que con ‘On The Impossible Past’ encontró su momentum, su voz más madura e inspirada. Inconformistas con esto, inteligentes en no querer reiterar el producto de unas circunstancias, temerarios quizás también, han dado un paso al lado y salido a surcar otros mares. A base de gritar menos, pero aporrear y rasgar con las ganas de quien huye momentáneamente de un pasado imposible, aunque implique sacrificar algunas cosas. La entidad fragmentada y demasiado pulida de ‘Rented World’, se junta y crece con algunas escuchas. La identidad de su sonido, sin embargo queda menos definida. Como aprendiendo a ser The Menzingers sin todos los elementos en tu contra.

Escucha el álbum «Rented World» de The Menzingers a través de Spotify.

Nil Rubió
el autorNil Rubió
Periodista y sociólogo, escribe sobre música allí donde le dejan. Fuera de un concierto es alguien alienado. Un pogo sudoroso, un riff de Page o Iommi, olor a amplificador quemado, una melodía que te erice el vello, el "White Album", Strummer y Joey Ramone. Twitter: @nilruf | Web: www.nilrubio.com

1 comentario

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.