Críticas

[Crítica] The Unfinished Sympathy – ‘It’s A Crush’

Corrían los primeros 2000 y la escena barcelonesa vivía un cambio de paradigma a caballo entre las cenizas del auge del rock en catalán y las nuevas hornadas de grupos indie folk que llegarían en menos de una década. El sonido globalizador y enfundado en el mestizaje era lo que se llevaba por entonces sin acabar de cuajar. A pesar de todo ello, algunas bandas insistían en remarcar el acento de esta escena local siempre tan fructífera. Entre ellos, The Unfinished Sympathy, una banda que venía del post-hardcore noventero y que a base buenos discos de rock musculado consiguieron 10 años de muy buenos recuerdos para unos cuantos. Luego llegó el parón y la desaparición de la banda, un poco repentina, y que nos dejó con ganas de más. Pero en 2015, la banda liderada por Eric Fuentes, volvía de forma sorpresiva a los escenarios para celebrar los 25 años de BCore en un bonito concierto que vivimos en la sala Apolo. Después llegaron algunas actuaciones más, que viendo la buena acogida -sobre todo por nuevo público joven- afianzó a la formación en su idea de volver al ruedo. Así, en octubre de 2017 ha llegado ‘It’s a crush’, su sexto disco y el que materializa esta vuelta.

Lo mejor de la vuelta de la banda barcelonesa es que lo han hecho con un disco con todas las de la ley. No es una vuelta de esas perezosas sin un rumbo claro. Los chicos capitaneados por Éric Fuentes han dado vida a un disco de rock contundente y aromas pop para copar melodías reconocibles como un faro en la niebla. ‘Goodbye/Hello’ abre el disco de forma vital y energética. Un arranque de esos que marcan los cánones. Un buen tema para marcar lo que será la columna vertebral de esta compilación de once pistas. Luego sigue ‘Narcotic Fiancee’ que, junto otras como ‘Christen Me’, marcan el ala más dura. Contundencia pura y descarga de guitarras para plancharte los lóbulos. El vestigio de los Unfinished Sympathy provenientes de la escena hardcore. Decibelios y piernas bien abiertas. El contrapunto a estas partes más ruidosas es aquél dónde los catalanes repiten sus escarceos con el pop, una fórmula que les dio muy buenos resultados en discos anteriores. ‘Sentimental shock’ es el primer single de ‘It’s a crush’ y la mejor muestra de lo que comentamos. Una base con líneas de guitarras electrizantes con estrofas que van generando la expectación suficiente para que el estribillo sea una eclosión sonora. Versos de canto fácil a modo garganta enrojecida. La típica canción que te pone cachondo un día de verano conduciendo con las gafas de sol y la radio a todo trapo. A eso le añadimos un puente vibrante que nos lleva hacía el último estribillo con el talón amartillando el suelo y esperando el éxtasis hasta el estribillo final. ‘Loveshake’ o ‘Eyes Get Used To Darkness’ son piezas que colocamos en partes cercanas de este puzzle. Y es que la fórmula más pop de Unfinished Sympathy siempre ha dado mucho material para el recuerdo. Su anterior disco ‘Avida Dollars’ fue la sublimación de esta tendencia que años atrás ya iban apuntando desde aquel magnífico EP de 2005 que era ‘The Loveless Course’.

Finalmente la fórmula se completa con partes más cercanas al punk donde el ritmo sube algunos escalones con pistas como ‘The Welfare State’ o piezas más orientadas hacia el rock más clásico con baterías que parecen pesar quintales y solos de guitarra ondeantes a modo de colofón. ‘A Jotful Dirge’ es una buena muestra de ello. Con todo vemos como The Unfinished Sympathy consiguen un combo de variantes de su propio estilo muy estimulante, algo que han sabido hacer a lo largo de toda su carrera, realizando discos con aristas muy diferenciadas, y que les ha permitido no caer en el fango de la simplicidad. Demostrando así que están en buena forma y que su vuelta puede prometer dos cosas: primero que los conciertos que vamos a ver apuntan buenas maneras y; la más importante, que después de este ‘It’s a crush’ pueden venir nuevos discos que sigan aportando condecoraciones a la curtida chaqueta militar de esta querida banda barcelonesa.

Resumen de la crítica:

Nota7.5
Oscar Villalibre
Redactor en Binaural desde hace más de 3 años. El pop y el soul son el motor. Las guitarras afiladas, las trompetas y los violines el mejor impulso. Twitter: @oscarvillalibre

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.