Críticas

[Crítica] The War on Drugs – Lost in the Dreams (2014)

Se agradece y mucho en estos tiempos un disco de guitarras como el nuevo de Adam Granduciel y sus secuaces. El grupo de Filadelfia, The War on Drugs presenta su esperado tercer disco de estudio Lost in the Dreams, justo después de la joya que es su predecesor «Slave Ambient» con el que lograron desmarcarse de la sombra de Kurt Vile, miembro de la banda hasta hace unos años. Hoy por hoy, The War on Drugs goza del respeto que se han ganado por si mismos sin entrar en comparaciones odiosas. Ampliando sus influencias y no sólo basándose en Bruce Springsteen, Bob Dylan, Neil Young o Fleetwood Mac, ahora han abierto sus radares hacia otros grupos que antes no contemplaban, primero cabe destacar que han alargado la duración de sus canciones (las primeras 5 canciones del disco llevan 35 minutos). Han incorporado cajas de ritmos y sintetizadores, armónica y hasta saxo que nos traen la nostalgia como el propio nombre del disco implica, pero sin olvidar que los solos de guitarra son los protagonistas aquí, en resumen Lost in the Dreams cumple de manera correcta, no le alcanza para igualar la consistencia a su anterior trabajo pero es un muy buen disco.

Lost in the Dreams es un disco de americana para días soleados, para puestas de sol dignas de fotografía, reuniones con amigos y gente alrededor pasándolo bien. El punto negativo del disco, es quizá, que su single «Red Eyes» es tan potente que opaca a las demás canciones, no deja de ser un dato curioso, pues el elemento diferencial de Slave Ambient era que que a pesar de los singles, el disco era bastante compacto.

En muchos temas el grupo se asemeja al sonido de algunos temas de Dire Straits y cercano también a Cass McCombs sin olvidarse de los riffs de guitarra, no suenan como los de Mascis, pero tampoco nunca lo han querido imitar. Lost In The Dream tomó dos años en hacerse y tiene el terrible e injusto peso de luchar contra Slave Ambient. Granduciel decidió cambiar un poco las cosas y lo grabó con dos colaboradores, su bajista de confianza Dave Hartley y el pianista Robbie Bennett. Temas como el que abre el disco «Under the Pressure» que dura 9 minutos, incluye sintetizadores analógicos bastante crudos, respaldados una batería muy potente. «Red Eyes» es el plato fuerte del disco, con ese sonido a lo Springsteen de los 80’s o a Tom Petty con esa guitarra acústica que te hipnotiza a lo largo de los 5 minutos que dura el tema. Es tan sencilla que eso mismo hace que sea hermosa para que en el punto álgido de la canción te llegue directo al corazón con ese riff poderoso y el piano que acompaña de manera reluciente. «Suffering» es una balada de desamor, es la canción más nostálgica del grupo o probablemente una de ellas, la voz de Adam es suave y pausada, una especie de susurro en el mar de teclas del tema. «An Ocean in Between the Waves«, ya es la cuarta canción y poco queda de las pinceladas del noise rock de su anterior LP, ya se hace latente que es un disco más solitario, que representa el estado de ánimo del guitarrista, con un riff a partir del minuto dos que es para enmarcarlo, este tema que dura casi 7 minutos es una evocación a la americana más pura.

Luego viene la mitad del disco con temas como «Disappearing» y «Eyes to the Wind» están puestas con calzador, son el nexo necesario entre la primera y la segunda parte pero se echa de menos algo de potencia en ciertos pasajes, quizá porque estamos mal acostumbrados a temas más potentes del grupo, sin embargo, son magistrales en lo que quieren transmitir. «Eyes…» es una de las mejores canciones del álbum, positiva y sonriente, con toques de Dylan, casi seis preciosos minutos que te elevan hasta esbozarte una sonrisa. «The Haunting Idle» y «Burning» cumplen el papel de acompañantes de lujo, con una base instrumental para abrir paso a las dos canciones que cierran este completísimo trabajo. La de título homónimo y la balada «In Reverse» cierran de manera excelsa un álbum que demuestra la capacidad de innovación y de hacerse cargo de un sonido que él y Kurt Vile inauguraron hace un tiempo ya, siendo dos de los representantes más importantes de su género en nuestros tiempos.

Sebas Rosas
el autorSebas Rosas
BELIEVE IN THE ANTI † † † Twitter: @sebastopol17

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.