CríticasDestacados

[Crítica] The xx – I See You

the xx i see you critica

Cuatro años han pasado desde que The xx lanzaron su segundo disco “Coexist” (2012) y hayan vuelto con una nueva creación en formato de larga duración. A priori, para mí eso ya es una buena noticia. En este mundo nuestro de prisas e inmediatez, que bandas que estén en los altares de la prensa especializada no saquen discos como churros para aprovechar los vientos favorables. Como ya hizo Bon Iver con su última entrega, pienso que es bueno dejar reposar las cosas. En el caso del trío inglés ha supuesto un cambio esperado. Parece que ya en el tercer disco, las bandas de hoy en día ya tiene que ir en busca del más allá o se las tildará de estar estancadas y de hacer lo mismo. ¿Ya en el tercer disco, de verdad? Pero bueno son los tiempos que corren, qué le vamos a hacer.

Este cambio sin duda parece venir de la mano de Jamie XX, el Busquets del trío británico. Después de cosechar el éxito con su primera referencia “In Colour” (2015), sin contar su magnífica revisión del clásico de Gil Scott-Heron que tituló ‘We’re new here’, Jamie parece pintar más que antes y derivar a The xx hacia esta nueva electrónica ambiental de tiempos lentos y artificios sonoros de barroquismo de baja intensidad. Si bien “In Colour” me pareció una buena propuesta, cuando la siento trasladad a The xx se me pone el ceño a lo Grumpy Cat. Los cinco primeros cortes de “I See You” me recuerdan demasiado a eso. Los primeros compases de ‘Dangerous’, canción que abre el disco, ya te hacen torcer la ceja. Aromas de viento como invitación al hedonismo o de teclados electrizados en ‘Say Something Loving‘.

Todo muestras que este tercer disco busca también las pistas de baile, no solo la escucha en habitaciones oscuras maldiciendo la desdicha de cada uno. ‘Lips’ quizás es el mejor exponente de ello, con unos juegos corales que no acaban de encajar en un mosaico de efectos y capas de sonido como si de un pastel de carne se tratara.Y así hasta llegar al corte sexto, ‘Replica’. Para servidor la mejor canción del disco. Una que podría bien estar en aquel “XX” de 2009 que nos encandiló a tantos y nos hizo llenar Razzmatazz en una de sus primeras visitas a Barcelona. Aquí las voces de Romy y Oliver se conjugan a la perfección, con líneas de cuerdas que echamos de menos en otras canciones. Parece que de forma premonitoria la canción reza “they all say I will become a replica, Your mistakes were only chemical“. Como si tuvieran miedo de ser acusados de no renovarse usan su canción que más recuerda a sus inicios para firmar un alegato evolucionista. Una canción de 10. Oscura y marca de la casa. Luego encontramos ‘On Hold‘, primer single de este “I See You”. Y tiene toda la lógica que lo sea, porque volvemos a oler la presencia de Jamie XX con voces pre-grabadas que chirrían y descolocan a uno de la senda oscura y auto-destructiva de medios tiempos que eran The xx. Posteriormente ‘I Dare You’ parece funcionar como el mejor paradigma que comentábamos. La mezcla entre el primer disco de The xx y el debut de Jamie XX. Medio bailable, medio triste, y pegadiza. Otra muy buena canción de los paliduchos ingleses.

Y así llegamos al final del recorrido de “I See You”. Un disco que denota un trabajo de producción laborioso y una digestión lenta, algo de agradecer como avanzábamos en el inicio. Dicho esto entiendo perfectamente el proceso que siguen muchas bandas y que deciden cambiar el tercio para no sentirse estancadas. No lo critico para nada. He leído algunas críticas que lo señalan como “un paso adelante” del trío inglés. Yo no sé si es hacia adelante, pero parece que a mí me pone a un lado. No me convence; no son los The xx que me encandilaron hace 8 años. Esta nueva línea bailonga y más hedonista no me cuadra, se me hace extraño. Como tu suegra (o suegro) que siempre cocina cabrito por Reyes de los de repetir dos veces. Y un año decide hacer pastel de pescado para cambiar. Sigue siendo bueno, pero habías ido a su casa pensando en el cabrito al horno. Pues un poco lo mismo. Los muebles han cambiado y la decoración parece algo recargada, por contra del minimalismo de antaño. Tampoco esto es un alegato de a-mí-ya-me-gustaban-en-el-primer-disco. Las evoluciones pueden ser positivas, pero simplemente a algunos, algunas veces, no les acaban de convencer en según qué campos.

 

 

Resumen de la crítica:

Nota7
Oscar Villalibre
Redactor en Binaural desde hace más de 3 años. El pop y el soul son el motor. Las guitarras afiladas, las trompetas y los violines el mejor impulso. Twitter: @oscarvillalibre

1 comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.