Críticas

[Crítica] Yak – Alas Salvation

Existe una tradición en la prensa británica, que puede haberse visto acrecentada en los últimos tiempos, consistente en buscar entre sus filas patrias el próximo grupo destinado a salvar el rock. No se sabe de qué forma, pero parece consensuado que las guitarras a toda potencia, el bajo y la batería están en su crepúsculo, y son responsabilidad de un estado que continúa empeñado en erigirse como el adalid que levantará de nuevo el cotarro del mundo de la música. Pero, tristemente para ellos, no hay motivo para alarmarse. El rock puede o tiene que vivir en el limbo, en la supuesta supervivencia, ¿o es que están sobrestimando la importancia de los canales ya clásicos del mainstream? ¿es verdaderamente necesario “creer en el hype”, “recuperar la fe en el rock ‘n’ roll”, o son frases hechas vaciadas de contenido por repetición hasta la náusea y gancho mercadotécnico? Por suerte, parece que -de momento-, Yak y su disco de debut, ‘Alas Salvation’, se mantienen lo justo y necesario al margen de debates estériles.

Publicar el disco en su propia discográfica y apostar por una producción estruendosa, casi amateur (la dirige Steve Mackey de Pulp, y se acerca un poco al mítico destrozo que hizo Iggy Pop con ‘Raw Power’), al límite o más allá de la saturación, con pocas notas por canción, denotan la dejadez con la que se toman el asunto, lo que no significa que el álbum no sea una tormenta eléctrica a tener en mucha consideración. Oliver Henry Bulsem, una especie de versión joven de Jagger con voz de marcada tendencia psicopática a veces, y viajante de ácido en otras, reparte guitarrazos abrasivos e inmediatez pero también demuestra una vocación más cosmonauta en temas como ‘Roll Another’ y ‘Take It’. El trío lo completan Andy Jones al bajo y Elliott Rawson a la batería, llenando espacios por doquier en una base que en su primer álbum invita al trance, frenético o de largo alcance. ‘Harbour The Feeling’ es el single que emerge del ruido, entre banda sonora de videojuego futbolístico, que canaliza la pedantería y desafío hooligan de parvulario de tantos grupos británicos que emergieron como tales y se quedaron en one hit wonders (Kasabian, Kaiser Chiefs, etc.), pero con un puntito más de gusto.

Con la canción ‘Alas Salvation’ suenan a The White Stripes saturados y desquiciados, y en el dúo que abre el disco, ‘Victorious (National Anthem)’ y ‘Hungry Heart’, a contemporáneos como Metz, siendo este último un gran punto a favor. ‘Use Somebody’ pone teclas y saxo a otro desahogo que nos remite a los Primal Scream más contundentes. ‘Smile’ se inicia a lo crepuscular y con registro de voz grave para terminal en bacanal del ruido, siendo uno de los temas más rotundos del álbum. ‘Doo Wah’ canaliza su nombre y lo pasa por kilos de su sonido frenopático. Si el primer interludio del disco parecía sacado de otros actuales como Hookworms, el segundo está entre el Reznor industrial y el peyote, para terminar con ‘Please Don’t Wait For Me’, una nana-vals entre aguas radioactivas con final country, que le da un muy buen empaque psicodélico a un disco más variado de lo que a primera escucha podía parecer.

Si algo desprende ‘Alas Salvation’ es un convencimiento y ausencia de ataduras muy prometedor para ser un debut, variado y repleto de ganchos a la mandíbula llenos de distorsión que conforman cuarenta minutos de lo más divertidos, de aquellos que sangran los oídos y retumban en la cabeza. Un bulldozer sonoro, estridencia al trote que enseña suficientes cartas para convencerse que Yak han entrado con buen pie y poseen las herramientas y ambición para hacer algo más grande. Por el momento, su rock de trazo gordo y amplificador quemado es uno de los discos más feroces y directos del año.

Nil Rubió
el autorNil Rubió
Periodista y sociólogo, escribe sobre música allí donde le dejan. Fuera de un concierto es alguien alienado. Un pogo sudoroso, un riff de Page o Iommi, olor a amplificador quemado, una melodía que te erice el vello, el "White Album", Strummer y Joey Ramone. Twitter: @nilruf | Web: www.nilrubio.com

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.