Críticas

[Crítica] Devildriver – Beast (2011)

Como su propio nombre indica, este disco es una bestia. Se lanza sobre ti, desde el primer tema, te agarra las tripas y te las saca para que mientras ves como las engulle te destroce su sonido brutal. Porque si, si lo que esperáis es un disco extremo, eso es lo que encontraréis. Y además, con nuevos matices. Devildriver no necesitará carta de presentación y en esta producción, de la mano de Mark Lewis (Chimaira, Trivium) como productor y Andy Sneap (Megadeth o Exodus) mezclando, es suficiente carta de presentación de lo que os podéis encontrar.

Un disco de death metal contundente, con matices, riffs muy trabajados, momentos de guitarra melódica y una batería a cargo de John Boecklin impresionante, con una fuerza y una furía con las baquetas que quita la respiración. En las voces Dez Fafara sigue en forma, con esos gritos y voces rasgadas y destructivas.

Un quinto disco cumplidor, fiel a su sonido, evolucionado con matices, pero sin perder la esencia de lo que debe ser un disco de death metal. Extremo, duro y contundente. Como debe ser.

[70/100]

3 comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.