Críticas

Mac DeMarco – Here Comes The Cowboy | Crítica

mac demarco here comes the cowboy

Al músico siempre se le pide más y mejor. Es un duelo de pistoleros, de tú a músico: ambos enarbolamos expectativas y abrimos fuego para ver a quien pilla la bala. En una de esas tensas pero trepidantes escenas se encuentra el nuevo álbum de Mac DeMarco que, en unos segundos de desconcierto tras el disparo, no sabes a quién ha alcanzado antes. Mac podría ser Liberty Valance en este asalto discográfico, pero en el desenlace final te das cuenta de que asume el papel de Ransom Stoddard. En otras palabras: pese a dar más, pero no mejor, sale con vida de “Here Comes The Cowboy“, un álbum de puro cantautor que refuerza ese brillante concepto de “menos es más”.

Al paso lento, muy lento, avanza este nostálgico (para variar) álbum de Mac, que enfunda sus letras en algunos recuerdos y elementos de su pasado, como ese “Cowboy” con el que le llamaban cariñosamente de nene. La carita del botón de la portada tampoco pretende ser un cachondeo del todo: cuenta el canadiense que “se lo compró a un hombre en Nantahala National Forest”. Recuerdo absurdo de la infancia pero tan sentido como para valer de portada. Aunque no todo es retronostalgia personal, aquí atina bien con reflexiones sarcásticas que, si realmente son honestas, tienen mucho valor. ” Soy el predicador, una decisión tomada. Otra criatura, que ha perdido su visión” canta un alicaído Maccy en ‘Nobody‘ que se siente como el repugnante lagarto de su videoclip ; deshumanizado por ser el icono de la música en el que se ha convertido.

La mejor respuesta a ese sentimiento (ganado a pulso) es sin duda este “Here Comes The Cowboy” -producido junto a Yakitori Santar-, un disco que a buen seguro purgará plétora de esos fans que adoran más a su figura que a su talento como artista. En este sentido, bien jugado.

En el otro sentido, no tanto. Por un tema de previsibilidad, monotonía y, solo a ratos, simplicidad vacua. Hablo de ‘Baby Bye Bye‘ y sus guitarras lánguidas, hasta desafinadas, o la repetitiva ‘Here Comes The Cowboy‘ (hasta 10 veces repite la frase, las he contado), que se erigen como apertura y cierre, respectivamente.

En puntos tan estratégicos del largo, DeMarco se permite el lujo de hacerte bostezar, probablemente, y como decía antes, a propósito. Porque en el fondo sabe que tiene las de ganar y que, aun suprimiendo elementos como los teclados hipsters de anteriores trabajos que tanto juego le daban, llegará antes que tú a apretar el gatillo. Al ritmo de una vaca lechera desganada avanzan algunas de sus canciones más agradables, aunque baladí, si no fuera por sus letras: ‘Little Dogs March‘ o ‘All Of Our Yesterdays‘. son dos buenos ejemplos Y, sin embargo, una balada como ‘K‘ (dedicada a su chica Kiera McNally), una ‘Hey Cowgirl‘ de base recurrente, pero melosa como ninguna, o la simplicidad resultona de ‘Preoccupied‘, repuntan todo el asunto de talento.

Casi todo a pelo con la acústica, agarrado de la crin de su caballo, Mac deambula esta vez por los prados del folk de cantautor campestre, componiendo como un lobo solitario. Aparentemente desmotivado, sin ganas de encontrarse a nadie, pero consciente de cuál es el escenario y el rumbo que debe tomar. En esas ha nacido otro disco honesto (el anterior ya lo era), que sigue reivindicando su talento artístico sin florituras, pero al fin y al cabo bastante efímero, sin momentos brillantes por los que ser recordado. Eso claramente no es el “mejor” exigido, pero sigue siendo bueno. Aplaudo, pero el sombrero de chungo del Oeste me lo dejo puesto.

Escucha “Here Comes The Cowboy” de Mac DeMarco al completo.

Resumen de la crítica:

Nota:6.2

Pros

  • Las cuatro baladas geniales. 'K', tan romántica, se lleva la palma

Contras

  • El problema no es que Mac abuse de canciones lentorras, sino que éstas en algunos casos son anodinas.
Màrius Riba
el autorMàrius Riba
Comunicación y marketing digital. Sin música no seguiría aquí. Así pues, sobreviviendo| Twitter: @MariusRiba

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.