Críticas

[Crítica] Micah P. Hinson – And the Pioneer Saboteurs (2010)

5p0tqf

Aprovechando su paso por España para dar hasta seis conciertos con su set acústico por la geografía nacional, Binaural se dispone a analizar uno de los discos más esperados por los amantes del llamado ‘folk alternativo’ o alt-folk que atesora uno de esos genios de la actualidad que darán mucho de qué hablar en un futuro no muy lejano: Micah P. Hinson And the Pioneer Saboteurs.

¿Pero quién es Micah P. Hinson? Pues Michael Paul Hinson es un joven cantautor de ‘Americana’ nacido en Memphis en 1981. Americana es un género musical que vendría a ser un compendio de otros muchos estilos (predominantemente folk, rock y country), fusionando los géneros patrios y tradicionales de Estados Unidos con elementos más alternativos e indies. Tras una vida digna de guión de un programa especial de ‘Callejeros’ (drogas, femmes fatales, detenciones, internamientos en centros psiquiátricos… una joya), una voz tremenda y anómalamente gastada (atención, esto en realidad pretende ser un elogio) y tres discos con una aceptación prácticamente unánime de entendidos y simpatizantes, el niño prodigio indie del último lustro vuelve con Micah P. Hinson and the Pioneer Saboteurs, un estandarte de buen gusto, trabajo y derroche lírico y narrativo.

Un trabajo serio, altamente autobiográfico, cargado de historias con un claro regusto a injusticia, romanticismo y crueldad. Abierto y cerrado con dos temas instrumentales, «A Call To Arms» y «The Returning», que resumen una antítesis tan clara como el día y la noche: un arranque tranquilo y acompasado acaba convirtiéndose, diez canciones después, en una explosión eléctrica que parece no tener fín (no en vano, dura doce minutos). Entre medio, una joya como «Seven Horses Seen«, nuestros minutos favoritos del disco, en compañía de confesiones como «My God, My God» o «The Cross That Stole This Heart Away» y guateques rockeros como «Watchman, Tell Us Of The Night». Envolviendo semejante repertorio, «Sweetness» y «Dear Ashley» muestran la cara más nostálgica y enamoradiza de este niño que ya ha cumplido 29 primaveras y que ha bebido hasta la saciedad del Dylan de Blood On The Tracks, del mejor Cash y del siempre áspero Tom Waits, amén del genial Woody Guthrie, por supuesto.

En resumen, Micah P. Hinson and the Pioneer Saboteurs, o cómo superarse a uno mismo y lograr la exquisitez, tanto lírica como musical, en un trabajo redondo de principio a fin. Altamente recomendable. Se hablará mucho de Micah P. Hinson a partir de ahora. Si a día de hoy aún no se le ha mencionado lo que merece es por que el mundo es, como él bien sabe, tremendamente injusto.

[Puntuación 8,5/10]

«Seven Horses Seen» de Micah P. Hinson

6 comentarios

  • estuve viendo a micah en Santander, en la Sala Bonifaz. Fue un concierto íntimo, divertido, emotivo, en ascenso; tanto que acabó con un resultado, a mi juicio, espectacular. lo conozco desde hace relativamente «poco» y comulgo con todas y cada una de las palabras de este post. sobre todo por la última reflexión: «Si a día de hoy aún no se le ha mencionado lo que merece es porque el mundo es, como el bien sabe, tremendamente injusto»

  • Yeup,

    También asistí al concierto en la sala Bonifaz. Ya anteriormente estuve en Bilbao viéndole y me gusta su humildad, sentimiento al tocar y sencillez. Fue un buen concierto, íntimo y sin agobios de gente.

    La verdad que el disco debut (mi favorito), Gospel Progress, y The Baby and The Satellite son unas joyitas no demasiado conocidas.

    Agur.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.