Críticas

Mura Masa – R.Y.C | Crítica

mura masa ryc

Vamos a empezar por el final: el segundo álbum de Mura Masa no es especialmente bueno. El productor guerneseyés que triunfase con su debut homónimo en 2017, publicaba esta semana en Polydor “Raw Youth Collage”, un disco en el que intenta hacer una pirueta para alcanzar casi todos los géneros más destacados del Reino Unido en las últimas dos décadas; y que sin embargo le devuelve casi por completo a la casilla de salida. El nuevo trabajo de Alex Crossan es lo que promete: un collage. Pero no es ni siquiera un collage especialmente ambicioso, sino que juega en ocasiones con demasiada superficialidad a narrar las emociones de la generación Z. A ella pertenece el propio Crossan, jovencísimo aún (del 96), que, como otra compañera de fatigas, Georgia, intenta materializar a través de múltiples sonidos el sentir y las formas de un diverso país.

Por decirlo así “RYC” es un álbum con un sonido más “indie”. El bajo y las guitarras aparecen mucho más que en su predecesor, además de ciertos artistas (Ellie de Wolf Alice, Clairo) que no representan una idea tan progresista de la música. El objetivo entonces parece claro: institucionalizar un discurso con anclajes en las “raíces” de la música popular británica actual, pero sin renunciar del todo a la experimentación y los toques de post-dubstep que caracterizaban “Mura Masa”. Pero el resultado no es tan clarividente. Mientras que en algunos momentos como ‘Deal Wiv It’ o ‘No Hope Generation’ podemos encontrar reminiscencias a los últimos Blur o a un post-punk que se sabe new wave, en otros la producción, las referencias o la propia escritura de Crossan se vuelve complaciente o injustificada. Las dos ya mencionadas, que son también las que tienen un tono más “badass”, tienen esa flema británica inextirpable, recogida perfectamente en los comentarios de sus vídeos bajo la afirmación: “esta podría ser la banda sonora de Skins”.

Sin embargo, otras tantas parecen no ir a ningún lado. Hablamos de la tierna e insustancial colaboración con Clairo, la pobretona y lo-fi ‘Vicarious Living Anthem’, o la -decepcionante- genérica colaboración con Georgia. Nuestra favorita es ‘Today’, una canción en la que el invitado, Tirzah, toma casi todo el protagonismo; recordándonos por qué su debut fue todo un grower y la facilidad que tiene la británica para emocionar a pesar de su tono aparentemente desganado. Mura Masa destaca por sí mismo solamente en ‘No Hope Generation’ y en la canción que repite los recursos de su debut: ‘In My Mind’. Aun con ello, el corte termina repitiendo en exceso, pero los breaks y los sintetizadores llenos de efectos son especialmente hermosos. Del tema con Ellie de Wolf Alice podríamos salvar sobre todo la primera mitad, con un ritmo mucho más contagioso y emotivo que la segunda, en la que se describe el sentir del amor adolescente.

Por ahí aparece tal vez el otro problema del LP. Las letras sí tocan puntos de interés y no se le puede exigir demasiado al pop, pero lo hacen con una falta de profundidad y de propósito que en varias ocasiones dificultan conectar con las canciones. Seguramente el ejemplo paradigmático de ello sea ‘A meeting in the oak tree’, un tema hablado exageradamente insulso que nos recuerda a momentos tan impostados como el de Rossy de Palma en el disco de Rosalía.

En líneas generales, los cortes que hemos destacado terminan por salvar la escucha y hacerla interesante. En “RYC” hay bastantes buenas ideas con una ejecución demasiado acelerada o insuficiente, lo cual es una pena, porque Mura Masa no parece estar equivocado, sino simplemente verde. El collage del disco presta demasiada poca atención al detalle y a poco que nos acercamos a alguna de sus imágenes aparece un poco distorsionada o infraelaborada, aunque en tres o cuatro ocasiones podamos encontrar buenas y certeras fotografías del “malestar juvenil en el Reino Unido actual”. En ningún caso debería Mura Masa abandonar esta pesquisa, aunque desde luego debería revisar cómo lograr mayor efectividad en el conjunto.

«R.Y.C» en streaming, aquí. Mura Masa estará presentando este nuevo disco en directo en el Paraíso Festival de Madrid y en el Sónar de Barcelona.

Resumen de la crítica:

Nota:6.2

Pros

  • Las colaboraciones con Slowthai y Tirzah

Contras

  • Canciones que dejan un poso de insustancialidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.