Críticas

[Crítica] Poliça – Shulamith (2013)

Nuestro peor enemigo somos nosotros mismos. Así de rotundo era el mensaje de ‘Tiff’, primera canción que escuchábamos del segundo trabajo de Poliça titulado «Shulamith». En este vídeo Channy Leaneagh tortura y es torturada por ella misma, algo así como lo que sucede en las relaciones de amor y desamor que atraviesan este segundo trabajo de los de Minneapolis.

Tras un brillante álbum de debut (Give you the ghost) que fascinó al mismísimo Bon Iver, quien colabora en el citado ‘Tiff’, dan un tímido paso al frente sin alejarse mucho del punto de partida tirando de sintetizador, atmósfera y la envolvente voz de Channy Leaneagh . Pasará desapercibido este disco por el aluvión de lanzamientos, y porque no viene a romper ni a sorprendernos, pero merece la pena detenerse un momento y dejarse llevar por un disco que juega a envolvernos con contundencia. La doble batería de Ben Ivascu y Drew Christopherson cobra protagonismo, acompañados por Chris Bierden (bajo y coros), Ryan Olson (sintetizadores) y BJ Burton (ingeniero de sonido).

El sintetizador, las bases y el auto-tune son la columna vertebral de este “Shulamith”, que con ‘Chain my name’ abre la caja de los truenos. Esta vez lo hace con una de las canciones más alegres del disco, un disco ochentero, mucha capa y la característica voz de Channy escondida de forma gatuna.

La cosa se pone más solemne en el segundo tema “Smug”, y comenzamos a vislumbrar el estado del que ha salido este álbum con frases como ‘It´s really quiet confusing. If you were in love with me. I could never tell’. Y algo confundidos nos dejan los ritmos repetitivos que se sucederán en el disco. Con “Vegas” llega el caos, ojo a ese final suspendido, dentro de la ensoñación disco suavizada. ‘Warrior Lord’ es la elegida para el segundo vídeo de presentación de este disco y se convierte en casi la más hipnótica de todas las canciones del disco y la que más nos recuerda a su anterior trabajo.

‘Very Cruel’ da un puñetazo en la mesa y comienza con una base sórdida donde las haya. Aquí el sintetizador es el rey, la base electrónica parece que nos quiere llevar a momentos al progressive para luego quedarse suspendida en una especie de dubstep oscuro, un experimento que nos lanza un lamento “You´re a good choice to choose”. Puede que en esta ocasión esta elección no haya sido la más acertada. ‘Torres’ y ‘Trippin’, dos canciones que suben un poco el ánimo entre la sordidez en la que nos había metido y nos llevan a la colaboración estrella, la que hace Justin Vernon en el tema ‘Tiff’, de las canciones más redondas de este «Shulamith» y que lanza sentencias de forma amable acompañada de un juego de sintetizadores vigorosos invitando a abrir los brazos y flotar con los ojos cerrados. Sin salir del laberinto ‘Spilling lines’ acelera el tempo y ‘Matty’ se instala en el reproche de la confusión, vuelta de tuerca continua al amor que impregna las letras de este disco («I tried to explain it to myself, I want my name back he wants it all back«). ‘So leave’ cierra un disco algo irregular, pero no por eso menos emocionante.

Poliça sigue ahondando en el tema universal, y lo hace recordándonos a The XX en muchos momentos, y con una producción digna de quien elige un estilo y se aferra a él. Déjense atrapar por “Shulamith” y verán como cerrando los ojos todo se hace más hondo. Puede que no encuentren aquello que tenía el tema ‘Lay your Cards out’ , la sorpresa pasó pero nos dejó la sensación de tener que estar siempre atentos a la propuesta de Poliça.

Escucha “Shulamit” de Poliça en Spotify aquí

3 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.