Mejores Discos

Against All Logic – 2017 – 2019 | Crítica

against all logic 2017 2019

El rápido regreso de Nicolas Jaar nos ha pillado un poco desprevenidos. Aunque aparentemente el chileno-americano llevaba cuatro años sin lanzar ningún trabajo bajo su nombre real (“Sirens”, en 2016), su actividad ha sido bastante importante. Al lanzamiento de su primer LP como Against All Logic en 2018 (pseudónimo con el que también firma este trabajo) se unen una serie de conciertos experimentales bastante celebrados y la producción del -ya- celebérrimo “MAGDALENE” de FKA Twigs, uno de los discos del pasado año para nuestra web. Tras una década absolutamente plagada de éxitos para Jaar, en la que ni siquiera su absoluta facilidad para agradar a demasiado público ha puesto en duda la calidad de sus trabajos, resulta interesante acceder tan precozmente a una buena muestra de lo que el músico nos ofrecerá durante los próximos años. Y es que a este “2017-2019” lo acompañan nada menos que un mix de cincuenta minutos plagado de grandísimos momentos y un EP con colaboraciones de nada menos que Lydia Lunch y la propia FKA Twigs.

“2017-2019” es un álbum que comparte pocas similitudes con su predecesor. Mientras que “2012-2017” era un disco (recopilación) funky friendly, con momentos de soul y unos ganchos especialmente memorables, el nuevo disco de Nicolas Jaar es violento y por momentos sofocante; podría decirse que la única cosa que realmente comparten es el uso intenso y fresco de los samples, que conducen con energía y gracia ambos LPs, aunque con unos resultados bastante distintos. Pongamos las cartas sobre la mesa: “2012-2017” era un álbum especialmente divertido, pero era sin duda uno de los trabajos más facilones y e indolentes que Jaar había lanzado en toda su carrera. No con esto queremos decir que haya que buscar un excesivo oscurecimiento de las estructuras y los breaks para hacer un disco de electrónica estimulante, pero los “hooks” se volvían a menudo tan predecibles y gratuitos que costaba tomar en serio algunas de las propuestas a pesar de la perspicacia con la que estaban presentadas.

En “2017-2019” nada de eso pasa, es un disco presentado con una aridez y una rudeza (su inmediata publicación da buena cuenta de ello) tales que resulta más complejo digerirlo. Basado mucho más en un sonido de techno industrial, unos recursos a menudo demasiado sucios o distorsionados y una dirección completamente indefinida durante prácticamente todo el LP, la escucha se vuelve más envolvente y abrumadora. En este sentido el disco denota especialmente su paralelismo con la composición de “MAGDALENE” en detrimento de otros proyectos de Jaar, puesto que constantemente las canciones aparecen irresueltas, agobiantes y levantan un muro ante el oyente, que debe tener mayor paciencia y predisposición para que estas calen.

El LP abre con un sample de Sean Paul y Beyoncé que dirige todo ‘Fantasy’ hasta -casi- el aburrimiento. Tanto esta primera canción como ‘If loving you Is Wrong’ resultan las más suaves del trabajo, siendo la segunda especialmente sensual y “Nymphsatica”; función que también cumple ‘Faith’, otro tema cargado de sensualismo y esa aura mística que envuelve algunas de las canciones de cadencia más pausada y sugerente de Jaar.

Personalmente un corte que me parece de lo más interesante es ‘With an Addict’, dado que su percusión pre-jungle es una de las propuestas más originales que habíamos escuchado recientemente en la discografía de Jaar e insufla al tema ese aire tribal que también puede adivinarse en algunos de sus proyectos.

Entre la colaboración con Lydia Lunch y ‘Deeeeeeefers’ se forma el carrusel techno del disco, en el que el hijo de Alfredo Jaar nos muestra ese amor por el techno duro que parecía estar disolviéndose en sus trabajos más recientes. Si en la exhortación de Lunch ya se puede sentir cómo el LP va tensándose y acercándose a un ámbito más pulsional, en ‘Alarm’ se forma una histeria colectiva que culmina con la intensa y estremecedora ‘Deeeeeeefers’, un corte no apto para cardíacos… E incluso para algunos recientes fans de Jaar.

Sin embargo, con ‘Penny’ y ‘You (forever)’, al más puro estilo Brian Eno/Daniel Lopatin, volvemos a una discreta reconciliación. Es sólo entonces cuando resulta más fácil comprender que al igual que “Sirens” este “2017-2019” tiene un tono claramente político y agitador, es un disco enormemente visceral y vehemente, que no hace sino describir de un modo altamente impresionista la frenética situación del mundo actual. Aún con ello el mensaje final que nos queda es de unión y armonía, cierto apaciguamiento al final de una intensa y violenta cascada de choques y varapalos. Nicolas Jaar “lo vuelve a hacer” (utilizando el mayor de los clichés posibles) y evidencia su capacidad para aunar bajo una misma bandera a fans de lo más variopintos en el mundo de la electrónica, ya sean estos turistas, aficionados, meros voyeurs o “technoheads”, para los que también hay un hueco en este nervioso y ecléctico LP. “2017-2019”, aunque en ocasiones parece perderse en sus variopintas propuestas, termina ofreciendo una cantidad tal de estímulos, que nos obligan a reescucharlo y a seguir tomando a Jaar como uno de los músicos más interesantes y avanzados de nuestro panorama.

Escucha en streaming el nuevo disco de Against All Logic.

Resumen de la crítica:

Nota:8.3

Pros

  • La “regresión” al Jaar más bruto
  • Su inabarcable cantidad de propuestas formales

Contras

  • Entre tanta propuesta puede adivinarse una falta de momentos trascendentes

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.