Mejores Discos

[Recomendación] Alice In Chains – The Devil Put Dinosaurs Here (2013)

Recuerdo como si fuese ayer aquel mes de septiembre de 2009 en el que Alice In Chains presentaron «Black Gives Way Blue», su primer disco de estudio en 14 larguísimos años. Pocos eran los que pensaban que ese material iba a sorprender al gran público. El dinosaurio grungero, por entonces sólo representado por Pearl Jam y Stone Temple Pilots, parecía más muerto que nunca y ese disco partía como un mero entretenimiento para todos los enfermos melómanos que, como yo, recordaban con nostalgia lo sucedido en Seattle a principios de los 90. Pero Cantrell, entretenido en solitario entre el 2002 y el 2003 con «Degradation Trip», quería romper con todos los esquemas, y de hecho lo consiguió al materializar un disco de lo más robusto en el que AIC, con William DuVall a la cabeza, conseguían hipnotizar con su densas y gruesas ondas sonoras.

Esa capacidad centrifugadora, conducida a través de unos electrizantes riffs de guitarra, puso de manifiesto algo evidente: el matrimonio Nick Raskulinecz / AIC funcionaba. Es por eso que el séquito liderado por Cantrell decidió repetir en «The Devil Put Dinosaurs Here» (Universal) junto al mítico productor de Nashville, quién anteriormente ya había colaborado, entre otros, en «Diamond Eyes» y «Koi No Yokan» de Deftones. Esta cohesión, lejos de sonar redundante, ha conseguido expandir sus tentáculos hacia un sonido más accesible y variado de los creadores de «Dirt» y «Jar Of Flies». Eso sí, siempre conservando el ADN que ha ensalzado a esta monumental banda nacida a finales de los 80.

Si en «Black Gives Way To Blue» la sección vocal contó con cierto grado de protagonismo, en «The Devil Put Dinosaurs Here» encontramos un sonido aún más orientado a ensalzar el juego de voces representado principalmente por el tándem Cantrell / DuVall. Juntos, y acompañados por la potencia instrumental, consiguen crear cierta aura antigravitatoria que explota con fuerza en canciones como ‘Pretty Done’ o los inquebrantables singles ‘Hollow’ y ‘Stone’. Latidos mecánicos vibran potentemente en una de las mejores piezas del álbum -‘Phantom Limb’- mientras que en ‘The Devil Put Dinosaurs Here’ descubrimos la cara más serpenteante y exótica, a la par que más cercana al registro sonoro de una banda amiga: Soundgarden. Por funcionar la banda consigue funcionar incluso en un terreno tan pantanoso como es el del medio tiempo, donde brillan con fuerza ‘Voices’, de corazón enganchadizo y accesible y una ‘Breath On A Window’ que progresa con tesón con el paso de los segundos.

Sin temas de relleno y con gran entereza, Alice In Chains han conseguido concebir un notable álbum que sirve como perfecta secuela de «Black Gives Way To Blue». Es difícil discernir si este disco es mejor o peor que el anterior, pero lo que sí que tenemos claro es que nos encontramos con un álbum potente que toma como base el ideario de Cantrell en «Degradation Trip». Pese a algún que otro momento algo sobreproducido, «The Devil Put Dinosaurs Here» consigue encontrar un equilibrio sonoro casi perfecto que servirá como bandeja perfecta para que Cantrell, Kinney, Inez y DuVall consigan lucirse a la hora de interpretar estos nuevos temas en directo. ¿Quién dijo en 2009 que estos tipos estaban muertos? Cuatro años después de su álbum de vuelta Alice In Chains nos han vuelto a demostrar el porqué de su retorno. Que nadie los pare jamás, y menos con un cantante – DuVall – que ha demostrado estar completamente a la altura de las circunstancias.

Escucha el álbum al completo a través de Grooveshark:

Pablo Porcar
el autorPablo Porcar
Fundador y editor de Binaural.es. En busca constante de aquel "clic" que te haga engancharte a un artista o grupo nuevo durante semanas y semanas. Mi Twitter personal: @pabloporcar

1 comentario

  • Muy buena crítica. Sinceramente tanto este como el anterior me parecen dos grandes discos, y los sitúo muy muy por encima del de Soundgargen, que se me hace aburrido.
    Más que un retorno necesario, una segunda parte.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.