Mejores Discos

Iceage – Seek Shelter | Crítica

iceage seek shelter

Han pasado ya tres años desde que Elias Bender Rønnenfelt, vocalista y letrista de la banda danesa Iceage, nos dijera algo así como que: «Si nuestra música se vuelve predecible se vuelve aburrida para nosotros». Hoy por hoy aquella declaración realizada semanas antes de lanzar “Beyondless” –uno de nuestros discos favoritos de 2018-, sigue estando completamente vigente. El sucesor de aquel trabajo, “Seek Shelter”, es un disco que se obceca en una de las grandes cualidades de Iceage; su obsesión por la apropiación de los géneros musicales más dispares. En esta ocasión le ha tocado al britpop, al madchester, el soul de aires góspel… E incluso hay tiempo para la canción popular.

Por resumir rápido: Iceage han grabado en un estudio en Lisboa con Sonic Boom, el tipo de los Spacemen 3… Y esa es la información que podrás leer en cualquier otra reseña del disco. Bueno, y también que canta un coro en ‘Shelter Song’. Pero la cuestión es, ¿es este disco mejor o peor que “Beyondless” o “Plowing Into the Field of Love”? ¿Se han venido (xd) Iceage en este punto, lo hicieron antes y ahora han vuelto al redil de la autenticidad? La respuesta a todo esto es complicada, lo más sencillo es responder con evasivas, de forma sofística: los parámetros para analizar los distintos discos de la banda danesa son irreconciliables; y si no que alguien nos envíe el termómetro de la espontaneidad y se lo ponemos a Elias en la boca después de que suelte uno de sus gargajos en directo.

La mayor particularidad de Iceage es, como hemos dicho, su noción de riesgo, que pone en jaque incluso la coherencia interna de sus discos, algo especialmente patente en este “Seek Shelter”. No dan un salto expresivo en cada álbum, sino que con frecuencia realizan esta floritura de una canción a otra y si no, ¿cómo se come un tema como ‘Drink Rain’, que es además uno de los más divertidos y disparatados de su repertorio? ¿Qué pinta la caja de ritmos de ‘Vendetta’ y su hastío generacional tras el dramón romántico de ‘Love Kills Slowly’? Tal vez demasiadas preguntas. Pero esa es precisamente otra de las grandes cualidades de Elias & co, que su música genera una aglomeración de sensaciones que no siempre resultan coherentes ni reductibles. Los adelantos de su nuevo disco son todos growers, pero lo son porque cuesta hacerse a la idea de que los autores de ‘Forever’ estén ahora tarareando «pa pa pa pa pa pa pa pa» sobre un beat, o dejándose acompañar de un coro, o firmando una ‘Dear Saint Cecilia’ al más puro estilo de Harry Nilson.

Entonces, ¿qué es lo que hace que este “Seek Shelter” sea un buen disco? Que el ímpetu y el ethos de “New Brigade” parecen intactos. Cuesta ver en estos tiempos (y en cualquier otro) un grupo capaz de renunciar sistemáticamente a sus espacios seguros y de convertir esa incertidumbre e inestabilidad en una marca de identidad. Si Iceage fueron desde sus orígenes y casi hasta ahora considerados una banda de “punk + otro género” es porque lo que caracteriza su estilo es una vehemencia (vocal, sonora) irreverente, dionisíaca, devastadora… Que puede asociarse a lo que siempre ha sido entendido bajo el paraguas del punk. Pero lo cierto es que en cuanto echamos una ojeada a las letras y prestamos oído a sus nuevas canciones las etiquetas se derrumban. La lírica de Elias Bender Rønnenfelt, que no deja de crecer hasta cotas fastuosas para el pop, devora junto a la huida sonora del grupo cualquier intento de catalogación, y se convierte en una bestia pop que atraviesa nuestra experiencia personal hasta convertirla en una colectiva. Y de eso va este tipo de música, ¿no?

Y después de tantas dudas sólo nos quedan un par de preguntas. ¿Cuál será el siguiente icono pop-rock que pervertirá el grupo más extravagante de Dinamarca? Y, ¿hay algo en este “Seek Shelter” que pueda hacernos pensar que es peor que sus predecesores? A la primera pregunta contestaremos cuando seamos videntes, pero sobre la segunda sí que estaría bien apuntar algo. Tal vez el aire teatral, country y destartalado de “Plowing Into The Field Of Love” y el grano analógico y ventoso de “Beyondless” les den un aire más coherente a esos conjuntos de canciones que el que podemos reunir en todo este álbum. En “Seek Shelter” cada canción suena de su padre y de su madre hasta un punto nuevo en la discografía de Iceage, y eso valdría en algunos casos para hacer algo frustrante la escucha. Anyways, este defecto es, as always, también interpretable como una virtud. Lo último de Iceage es seguramente más amistoso con la pretensión consoladora y masiva del pop que nada que hayan hecho antes. Para expresar un rango mayor de emociones (la necesidad de cuidados, la neurosis del edadismo, la redención romántica, el desconcierto ante la realidad, la desconfianza hacia la información…) hay que arriesgarse a “perderse a uno mismo”.

Streaming de «Seek Shelter», ya en Spotify.

Resumen de la crítica:

Nota:8.2

Pros

  • Los singles y ‘Drink the rain’
  • Las letras
  • El espíritu “juvenil” intacto de Iceage

Contras

  • La exaltación no parece igual de intensa en todos los temas

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.